Discos AOL y otras cosas de antaño que te hicieron sentir como un máster de la web

0
2

En el 2019 se cumplen apenas 30 años de la World Wib Web, la famosa “triple W” que cambió el mundo. Desde ese entonces y hasta el día de hoy tenemos experiencias muy distintas de navegación. Lo que ayer era un lujo que no entendíamos muy bien, hoy forma parte por completo de nuestra vida.

Quienes crecimos con las transformaciones de la web, atesoramos un montón de recuerdos que las nuevas generaciones no comprenderán muy bien (ingratos), no saben de lo que se perdieron:

La disputa familiar por el teléfono

El primer reto que tenías que enfrentar si querías usar el Internet era conseguir organizar a toda la familia: tu mamá quería hablar con su comadre, tu papá iba a llamar a la casa, tu hermana quería hablar con su crush de la secundaria y tú querías “información para una tarea” de Yahoo.

La ruidosa conexión de los módems de 56k

Cuando al fin podías hacerte del control del teléfono para ocupar el Internet, llegaba un momento sublime: escuchar el ruido que producía tu módem al conectarse. Era como música para los oídos… aunque si la conexión andaba mal lo tenías que escuchar dos o tres veces antes de conectarte.

Sólo un verdadero amo de la web sabe a qué se debía el concierto tecnológico. Se traba de un proceso conocido como “handshake”, una especie de conversación entre módems, el tuyo y el de tu proveedor. Aquí un ejemplo:

Los primeros ruidos son tonos de marcación, como los que siguen usando los teléfonos, luego seguía un intercambio de ruidos para suprimir el eco, se evaluaba el estado de la conexión y se decidía la velocidad más adecuada para cada módem. Ahora ya sabes qué pasaba con ese alboroto.

Disco AOL

La compañía America Online (AOL) en su momento, o sea hace como 20 años, se convirtió en uno de los más grandes proveedores de Internet. En México, al comprar tu computadora te regalaban un disco de instalación para que pudieras navegar a tus “anchas”, o hasta donde te lo permitiera tu conexión.

Con el paso del tiempo y las nuevas alternativas te los regalaban hasta en las cajas de cereal.

La austeridad de los sitios web

Olvídate del 4g, en aquellos años la conexión era de 56 kilobits por segundo, por eso no era raro encontrar páginas web con una austeridad total. Hoy en día diríamos que era minimalistas, la verdad es que eran sitios sin diseño, sin ninguna imagen, sin colores y llenos de menús, pero bueno, poderlos programar y que funcionaran era el verdadero reto de esas ventanas grises.

El sufrimiento de las descargas

Conforme fueron pasando los años, los sitios cambiaron sus diseños para volverlos más atractivos, usaron colores e integraron imágenes. Lo cual fue un gran paso en el intercambio de información.

Con una velocidad de descarga, cuando te iba bien, de tres a cinco kbps, es fácil hacerse una idea de la eternidad que tardabas en descargar una imagen de pocos megas, eso si no perdías la conexión.

El imperio de Internet Explorer

Hoy en día puedes usar el navegador que te mejor te acomode, Google Chrome, Mozilla Firefox, Opera, Safari o el que más te guste, hace 20 años o usabas Internet Explorer o no usabas nada.

Y de hecho en febrero de 2019, el mismo Microsoft pidió dejar de usar el navegador Internet Explorer por lo malo que es (llegando tarde como siempre).

Antes del todopoderoso Google

Google se convirtió en el mejor motor de búsqueda, si no es el mejor al menos sí es el más popular y el más usado, tanto que hasta tiene su propio verbo “googlear”. Cualquier cosa que quieras saber se lo preguntas a Google.

¿Pero cómo era el mundo antes de Google? los buscadores más populares eran Yahoo o AltaVista, pero si eres un verdadero amo de la Web y escuchas la palabra WebCrawler, sabrás que este fue el abuelito de los buscadores como los conocemos hoy.

Messenger MSN

La comunicación vía mensajería ocupó uno de los principales atractivos a la hora de estar en Internet, y aún lo sigue siendo, pero la presentación y los servicios han cambiado radicalmente.

Todos extrañamos a Messenger MSN. No lo niegues, iniciabas sesión y la cerrabas, de manera fastidiosa, para llamar la atención de tu crush, que la verdad, aunque te veía que te conectabas y desconectabas, ni un “hola” te regalaba, era momento de atacar con un sutil “zumbido”.

El almacenamiento

Llevar tu tarea a imprimir en un disquete de tres y media pulgadas te hacía sentir como un verdadero profesional de la tecnología, aunque sólo le cabían dos o tres archivos de Word. No todo era malo, vivas con la adrenalina de no saber si tu trabajo se había guardado o no. O si a la mera hora el disquete no te iba a fallar.

Hoy ya hasta las USB, con más capacidad de almacenamiento que tu computadora con Windows 98, está quedando en desuso, lo de hoy va caminado hacia el almacenamiento en la nube.

Encarta: “el maestro en casa”

Nadie sabe qué va a pasar en el mundo cuando cierre Wikipedia, quizá tengamos que volver a desempolvar nuestros discos de la Enciclopedia Encarta 2000, sí, esos que te ayudaron a hacer tus tareas para la primaria o secundaria sin tener que ir a la papelería a comprar una monografía.

Los café Internet

Hace 20 años los café Internet era como un oasis en el desierto, hoy podemos ver como la mayoría de ellos van cerrando o sólo trabajan con dos o tres computadoras que casi siempre están vacías.

En su momento quien tuvo un negocio de este tipo realmente ofrecía un servicio útil a la comunidad, desde las impresiones, mandar correos, hacer tareas y como era en un comienzo, tomarte un café, todo lo que necesitaban los que no podía tener computadora con Internet en casa.

Ahora ya hasta en el Metro tienes Internet, no te quejes.

Te recomendamos: No sólo es Marie Curie: estas mujeres son imprescindibles para entender la ciencia

Visita nuestro perfil en Instagram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here