Yuri Gagarin: el hombre que se voló la barda y llegó hasta el espacio

primer hombre en el espacio

Uno de los mayores sueños del hombre ha sido volar, surcar el cielo. ¿Quién no se ha imaginado con poder ver a la tierra desde afuera? Pues el primer hombre en el espacio fue Yuri Gagarin, un joven soviético que se convertiría en un héroe nacional.

Fuente: OpenClipart – Vectors vía Pixabay

La hazaña que realizó Yuri Gagarin al convertirse en el primer hombre en el espacio no fue un logro de una nación, mucho menos de un modelo político o económico. Yuri llevó a la humanidad y a todo lo vivo que habita este planeta más lejos de lo que nunca nadie había conseguido.

Yuri Gagarin antes de despegar los pies de la tierra

En 1934, en Klúshino, en la ex Unión Soviética (URSS), nació un hombre destinado a hacer historia: Yuri Alekséyevich Gagarin. Gagarin fue el tercero de cuatro hermanos de una humilde familia de campesinos.

Cuando niño vivió de cerca la Segunda Guerra Mundial. El pueblo donde vivía con sus padres fue ocupado por el ejército nazi y su casa fue tomada por las tropas alemanas. Cuando terminó la guerra la familia Gagarin se trasladó a Gzhatsk.

Fuente: Kastey vía Creative Commons

Yuri se desempeñó como obrero metalúrgico hasta 1954, cuando decidió apuntarse al aeroclub de la ciudad de Sarátov. Ahí comenzó a darle rienda suelta a sus intenciones de volar, primero convirtiéndose en piloto de una aeronave ligera y luego llegando a cosmonauta.

La carrera espacial

Mientras Yuri Gagarin se formaba como piloto, la URSS y Estados Unidos mantenían una competencia para demostrar cuál de los dos modelos económico-políticos era el mejor, si el socialista o el capitalista. Esta competencia se vio reflejada en lo que se conoció como ‘carrera espacial’.

La carrera espacial comenzó a mediados de los 50 y se mantuvo hasta la primera mitad de la década de los 70. En ella, ambos países compitieron, cada uno por su lado, para tener los primeros y mejores resultados al momento de explorar el espacio exterior.

Fuente: NSSDC, NASA vía Creative Commons

Fue un esfuerzo que trajo consigo el desarrollo de tecnología suficiente para colocar satélites artificiales que orbitaran el planeta, luego vino el envío de seres vivos al espacio. Posteriormente llegó el turno de colocar a humanos en el espacio, pero el verdadero reto fue llegar a la Luna.

Los soviéticos se adelantaron en la carrera por conquistar el espacio. Fueron los primeros en hacer despegar con éxito el primer satélite artificial. El 4 de octubre de 1957, el Sputnik 1 fue lanzado y puesto en órbita como parte de un programa que llevó el mismo nombre.

Fuente: Neozoon vía Creative commons

A este éxito le siguió el Sputnik 2. La segunda nave puesta en órbita alrededor de la Tierra no fue sólo un satélite más, contenía dentro de sí al primer ser vivo en ser puesto en órbita.

Además de un instrumento de radio, un sistema de telemetría e instrumental científico, el Sputnik 2 llevó a bordo a la perra Kudryavka’, rebautizada como Laika. Tristemente, Laika se convirtió en el primer ser vivó en perder la vida en la órbita terrestre.

Yuri Gagarin, el primer hombre en el espacio exterior

El sacrificio de Laika dio la oportunidad para que un pasajero pudiera sobrevivir a estar en órbita, soportar el despegue y todas las incidencias que pudieran presentarse como parte de un vuelo espacial.

Para cuando Yuri Gagarin terminó su entrenamiento, la Unión soviética ya había puesto en órbita a más de 10 perros, de los cuales cinco regresaron con vida a al Tierra.

Fuente: Arkiv: Sydsvenskan vía Creative Commons

De los 3 500 voluntarios que se presentaron para la arriesgada misión sólo 20 fueron seleccionados para recibir el entrenamiento. De estos se seleccionó un grupo de seis hombres, de los cuales saldría como elegido Yuri.

La hazaña

Finalmente, el 12 de octubre de 1961 Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre en el espacio. Despegó a bordo de la capsula Vostok 3KA-3 que iba montada a bordo de un cohete con el mismo nombre.

Fuente: Pline vía Creative Commons

Se sabe que entró en órbita a penas a los nueve minutos de haber despegado. El vuelo duró un total de 108 minutos en los que sólo tuvo que hablar por radio y probar un poco de comida, esto con el objetivo de que los científicos tuvieran más datos de cómo reacciona el cuerpo a la ingravidez.

La nave fue controlada desde la tierra en todo momento, si embargo, contaba con los mecanismos necesarios para que pudiera aterrizar manualmente. Al volver a la tierra Gagarin fue expulsado de la capsula a una altura de siete kilómetros.

Gagarin volvió a la Tierra, sin atravesar por ningún incidente mayor, después de haber despegado en el Cosmódromo de Baikonur. Años más tarde se supo que la trayectoria del Vostok se desvió lo cual llevó a Gagarin a aterrizar 1400 kilómetros hacia el oeste.

Fuente: Mockup of the spacecraft Vostok-1, Museum of Air and Space Paris, Le Bourget, 1961, vía Creative Commons

También se sabe que el aterrizaje no fue tan cómodo como se creyó. Con sus dos metros de diámetro bajó dando tumbos hasta que Gagarin fue expulsado de ella. Aterrizó en la mitad de un campo de cultivo donde fue recibido por un granjero y su hija.

Gagarin nunca volvió al espacio, aunque se mantuvo como reserva en el primer vuelo del Soyuz, donde perdería la vida el cosmonauta Vladimir Komarov. El primer deceso de un hombre que intentó llegar al espacio exterior.

El vuelo del que nunca volvió

El 27 de marzo de 1968, Yuri Gagarin despegó como piloto de un MiG-15. De este vuelo no se volvería a ver a Gagarin con vida. Del trágico suceso hay diversas versiones, la oficial destaca que el accidente se produjo tras una maniobra brusca con el objetivo de evitar un globo meteorológico.

primer hombre en el espacio
Fuente: Bluesnap vía Pixabay

Fue un trágico final para el primer hombre en el espacio exterior.

El vuelo de Yuri Gagarin hizo realidad el sueño que durante miles de años la humanidad mantuvo. Todo el conocimiento humano se unió para que un cosmonauta diera la vuelta al mundo en apenas unos minutos y volviera con vida a contarnos la hermosa experiencia.

También te recomendamos: Sin hashtags ni retuits: así era Twitter en sus inicios

Visita nuestro perfil en Instagram.