La confusión sobre el psicoanálisis que por años opacó la neurobiología

el psicoanálisis

Desde su fundación a finales del siglo XIX, el psicoanálisis ha estado en boca de todos, desde las aulas universitarias hasta productos de consumo popular como novelas, películas y series en los que se hacen menciones a algunos de sus postulados o basan su argumento en estas teorías.

historia de Sigmund Freud con la cocaína
Fuente: Psicología – Online

Aún hoy en día son muchos quienes consideran que todo lo que dijo el neurólogo austriaco, Sigmund Freud, es una verdad científica tan incuestionable como un canon, pero a más de 100 años, los estudios más recientes han mostrado que las teorías psicoanalíticas tienen menos certezas de las que creíamos, como explica el artículo Psicoanálisis, ¿ciencia o pseudociencia? De Popper a Ricœur, y de Freud a Modell.

El psicoanálisis no es una ciencia ni es irrefutable

Lo primero que es necesario aclarar es que el psicoanálisis no es una ciencia. Desde la perspectiva positivista (a partir de la cual Freud partió para asegurar que el psicoanálisis era una ciencia natural) es necesario que cada teoría se someta a experimentación bajo una metodología controlada cuya constante en los resultados nos permita comprobarla o rechazarla. Ningún estudio psicoanalítico puede con esta regla ya que, al estudiar a las mentes, cada caso es único e irrepetible.

el psicoanálisis
Fuente: Kklosov, análisis, Pixabay

A pesar de la falta de precisión científica, las teorías de Freud nunca fueron leídas de forma crítica por sus seguidores, por eso perduraron a través de la historia, incluso se considera uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX, como explica El País.

Tal vez quieras leer: De héroe a farsante: así fue como Thomas Alva Edison construyó su imagen como inventor

El nivel de absurdo que alcanzaron algunos de sus seguidores hizo que sus prácticas que estén más cerca de las pseudiciencias que del psicoanálisis, por ejemplo: Carl Joung incluyó el fenómeno Ovni entre sus teorías y Wilhelm Reich construyó máquinas para acumular una sustancia inexistente llamada “orgon”.

el psicoanálisis
Fuente: Carl Joung / Wilhelm Reich, Wikimedia Commons

Con el tiempo fue claro que muchas de las interpretaciones que Freud daba a los problemas mentales estaban equivocadas, ya que no todo depende del deseo ni de emociones inconscientes o reprimidas, como afirmaba el teórico. El cerebro es un órgano físico, igual que el corazón o el hígado y muchas enfermedades mentales tienen un origen biológico.

historia de Sigmund Freud con la cocaína
Fuente: El Mundo

Lamentablemente la fe ciega que muchos mantuvieron en el psicoanálisis retrasó la investigación en neurobiología y muchas personas se atendieron únicamente con terapias conversacionales mientras sus problemas se debían a deficiencias en los neurotransmisores.

Las teorías de Freud no están totalmente descartadas, pero saber que tampoco están consideradas como una realidad científica inamovible ha permitido que otros estudiosos revisen sus postulados con una mirada crítica, propongan nuevas formas de tratamiento y la cancelación de enfermedades como la histeria, que hoy en día no se considera como tal.

Tal vez quieras leer: ¿El vibrador fue un invento para la cura de la “histeria femenina”? Resolvimos el mito

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter