Ciencia misógina: así fue como nos hicieron creer que las mujeres eran “histéricas”

La histeria no es una enfermedad femenina

La histeria no es una enfermedad femenina aunque que por siglos se creyó que era así, muchos científicos de diferentes épocas mantuvieron este diagnóstico, el más conocido es Sigmund Freud pero hoy sabemos que esto es una vil mentira.

Freud GIF - Find & Share on GIPHY

En el artículo de Manuel Durán Sandoval sobre las enfermedades mentales asociadas a las mujeres explica que la histeria fue construida como la femineidad corrupta o patologizada.

Incluso en los casos masculinos se vinculó con aspectos “femeninos” como estructura corporal débil, niñez y otras características que salen de la norma de “lo masculino”.

Las primeras creencias sobre la histeria tienen que ver con la idea platónica de que cuando el útero femenino no consigue sus deseos de procrear desata su furia e insatisfacción. La relación entre la insatisfacción femenina y algunos padecimientos mentales permaneció hasta mediados del siglo XIX.

Por otro lado, se llegó a decir que las mujeres que presentaban episodios histéricos eran de “constitución viril”, cuyo útero se asemejaba al monstruo Hidra (una especie de dragón de muchas cabezas) y que se manifestaba como un demonio cuando las mujeres se encontraban “contenidas” o “apasionadas”.

También te puede interesar: La misoginia en el deporte: mexicanas que se la rifaron, pero nos importó más su apariencia

El diario El País explica que el término histeria ha venido en desuso, principalmente después de los años 60. Ahora se considera peyorativo contra las mujeres, pero los síntomas de la enfermedad son reales, por eso cambió durante los años ochenta de “Neurosis histérica tipo conversión” a “trastorno por conversión”.

La histeria no es una enfermedad femenina
Foto: Rawpixel, document vía Pixabay

En este punto es necesario saber cuáles son los síntomas de la histeria, los pacientes que sufren esta condición mental padecen diferentes deficiencias en funciones sensoriales, o motrices que no están fingiendo pero que los médicos no pueden diagnosticar.

La histeria no es una enfermedad femenina
Foto Geralt, alone, vía Pixabay

Finalmente encontraron que estas fallas en las funciones están vinculadas con la activación de partes del cerebro que están conectadas con las emociones, de modo que cuando un paciente quiere dar una orden a su cuerpo las emociones la bloquean.

Este diagnóstico fue usado para desacreditar a las mujeres respecto de su salud mental y en el terreno moral por estar vinculado a su sensualidad y deseo sexual. Hoy sabemos que la histeria no es una enfermedad femenina y que no tiene que ver con el género de quien lo padece.

La histeria no es una enfermedad femenina
Foto: Anemone, desperate vía Pixabay

Tal vez quieras leer: Las mujeres en el jazz: otra manera de alzar la voz contra la desigualdad

Visita nuestro perfil en Instagram.