Así eran los primeros emojis (ni te los imaginas)

Aunque no lo creas existe una enciclopedia que recopila todo lo que necesitas saber sobre los emojis, en DeMemoria nos dimos una vuelta por allí y encontramos a sus creadores, seguro te va a sorprender lo viejos que son.

La compañía SoftBank fue la primera en lanzar una lista de emojis, eran 90 y todos estaban pixeladas, eran negros y, en algunos casos eran casi incomprensibles, todos los defectos son entendibles si tomamos en cuenta que se lanzaron en 1997.

los emojis
Fuente: softbank, emoji, 1997, Emojipedia

Aunque no lo creas el emoji de la “caquita” existió mucho antes de que se popularizara entre los usuarios de IOS, incluso es parte de los emojis originales de Softbank.

La evolución de los emojis: de Blanco y negro a animados

A más de 20 años de su lanzamiento los emojis demostraron que llegaron para quedarse. Han evolucionado mucho y hoy tenemos tantos que a veces nos parecen inútiles, pero muchos de los originales de SoftBank siguen existiendo en nuestros menús.

los emojis
Fuente: softbank and docomo and apple, 1997-1999-2018, Emojipedia

La empresa que popularizó los emojis fue Docomo, estos ya eran de 12 x 12 pixeles, tenían color y eran mucho más claros, allí teníamos el panda, el alien y hasta el logotipo de Hello Kitty, como puedes ver en la emojipedia.

Años más tarde Softbank lo hizo de nuevo y lanzó un catálogo de emojis animados, tal vez te sorprenda que, de nuevo, sean tan parecidos a los que conocemos. La verdad es que esta empresa se alió con Apple en Japón y participó en el surgimiento del iPhone en 2018.

los emojis
Fuente: Emoji Docomo, Emojipedia

Así es, antes de que las espantosas películas sobre emojis llegaran a nuestras vidas y de que éstos se convirtieran en el tema perfecto de las fiestas infantiles, hubo una etapa de oscuridad, por allá de los noventa, cuando sólo existían en blanco y negro.

Tal vez quieras leer: Clippo y otras cosas que sólo los chavorrucos pueden recordar del Windows 98

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter