Anécdotas de un chavorruco: así fue como Internet cambió nuestras vidas

la revolución de Internet

La red de Internet es parte de nuestra cotidianidad y aunque cambió nuestra vida desde la aparición de las computadoras personales la verdadera revolución llegó cuando se hizo portátil y pudimos llevarla en nuestros celulares. Muchos chavorrucos vivimos la revolución de Internet y esta experiencia nos dejó más de una historia digna de recordar.

¿Puedes recordar cada parte de la revolución de Internet?

La tarea

La hora en la que hacíamos la tarea era el momento en el que nos rodeábamos de libros, enciclopedias, monografías, diccionarios, y mucho material de papelería, especialmente si era una tarea de investigación. Cuando llegó a nuestra vida la enciclopedia digital Encarta tuvimos una epifanía, pero el Internet nos voló la cabeza.

School Study GIF - Find & Share on GIPHY

La ubicación

Cuenta la leyenda que antes comprábamos mapas, el más famoso era la Guía Roji, aún existen algunos chavorrucos que aprendieron el fino arte de la ubicación en estas libretitas rojas que para otros siempre fueron indescifrables y que se sienten agradecidos por la existencia de Google Maps.

la revolución de Internet
Fuente: Free Photos, map, Pixabay

Hablar con tus amigos

En casa había un teléfono fijo, normalmente ubicado algún área común, teníamos el numero de nuestros amigos y los llamábamos, hasta allí todo bien, pero ¿y si necesitabas tener una conversación sobre tu crush del salón? Pues tomabas el cable del teléfono y migrabas con un aparato de mínimo medio kilo hasta tu habitación, todo para que tu mamá pudiera escucharte por el otro teléfono de la casa.

La Música

Los chavorrucos que tuvieron mejor suerte pudieron comprar los casetes y discos originales más exitosos de finales de los 90 (originales y todo). Los que no tuvieron tanta suerte (dinero, cof, cof)  se aventuraron a comprar los CD y discos MP3 más piratas que Jack Sparrow, pero eso sí, sin música no nos quedamos.

la revolución de Internet
Fuente: Bru No, CD, Pixabay

Los videojuegos

Este puede ser un punto a favor del pasado. Hoy las partidas en línea te pueden conectar con gente de otros países, pero antes la opción de multijugador te conectaba con tus amigos. Todo gamer chavorruco se rodeó alguna vez de un grupo de amigos y amigas que se apoyaba para superar los niveles más difíciles y vences a los líderes más terroríficos.

Tal vez quieras leer: Anécdotas de un chavorruco: las cosas que amábamos de la Super Nintendo

El chisme

¿Qué sería de la vida si no te pudieras enterar de los chismes de la comunidad? Hoy tenemos Facebook, Twitter, Instagram y más redes sociales por las que podemos espiar a todo el mundo (y también nos gusta ser “espiados”). Antes de la revolución de Internet teníamos los maravillosos chismógrafos, eran grandes generadores de problemas y a pesar de eso nada impidió que los siguiéramos haciendo.

la revolución de Internet
Fuente:love, antinea garfias, Pixabay

Si puedes recordar todo esto seguramente eres un chavorruco, pero no te sientas mal, eres la mezcla de dos mundos. Hoy puedes hacer muchas cosas en la versión análoga y en la versión digital, andas con tu libro físico mientras buscas en tu app un transporte para ir a jugar videojuegos a casa de tus amigos y al final del día subes una historia para compartir tu alegría.

También te recomendamos: Anécdotas de un chavorruco: la odisea de ir al cine en el pasado

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.