¿Recuerdas tu vida antes de Internet? Así era el mundo antes de enviciarnos

mundo sin Internet

Cuando a las generaciones más jóvenes les decimos que la vida que les tocó vivir es mucho más fácil que la de otras no parecen dimensionar la poderosa verdad de esas palabras.

Y no lo hacen porque para ellos el mundo siempre fue como es. No podrían vivir en un mundo sin Internet, como lo hicimos nosotros. Punto para los chavorrucos.

Antes de que el CERN cambiara el mundo con la apertura de la World Wide Web a “todo” el público la vida fue muy distinta. El mundo sin Internet demandaba que cada cosa se hiciera por separado. No como ahora que desde tu teléfono celular puedes hacer todo… claro, siempre y cuando tengas red.

La dura vida en un mundo sin Internet

Ubicación

Si eres de los que sufren para llegar a algún lugar porque tienes pésima orientación, imagínate cómo le hubieras hecho sin esa maravilla que se llama Google Maps. Te damos una pista de cómo lo hacia la vieja escuela: Guía Roji.

No era necesario ser cartógrafo para entender los mapas, pero no tenias una voz con acento castellano que te decía por dónde ir, ¿verdad Waze?

Movilidad

Antes de los múltiples servicios de movilidad que ofrecen las plataformas en línea estábamos limitados a las rutas de los autobuses, el metro y ya si tenías un dinerito extra pues el taxi.

Hoy en día eso ya es cosa del pasado, existen varias aplicaciones que ponen a tu servicio transporte seguro y a buen precio.

Ya si lo tuyo es algo más ecológico puedes rentar temporalmente una bici o un patín del diablo desde una app en línea.

Entretenimiento

En el antaño si querías ver una serie, una caricatura o alguna película tenías que aventártelas por TV abierta. Si en tu casa había presupuesto la televisión de paga era como una bendición.

Si te perdías un capítulo o por algún motivo no podías ver tu programa o película favorita tenías que esperar a que volviera a salir… si es que salía. Hoy eso parece de la época de las cavernas. Internet posibilitó la descarga y reproducción ilegal de miles de materiales audio visuales.

Ahora ya ni siquiera tienes que ser un pirata de los contenidos, basta con contratar algún servicio de streaming y listo. O ver contenido disponible de forma gratuita en YouTube. Opciones sobran.

Correo

En el viejo mundo sin Internet el correo era toda una industria que facilitó las comunicaciones. Pero al correr del tiempo y la inmediatez de la vida fue necesaria una herramienta que lo hiciera más rápido. La respuesta fue hacer pasar de las cartas materiales a las cartas digitales.

La ilusión de esperar una carta de alguien se murió, pero ahora puedes recibir todo lo que necesites al instante. Unas por otras.

Mensajería

Quizá este fue de los primeros cambios que más revolucionó nuestras vidas. Con la llegada de Internet, pronto surgieron las salas de chat. A estas le siguieron los chats privados y finalmente la mensajería nos ofreció todos los servicios que antes sólo imaginábamos.

Hoy puedes tener comunicación en tiempo real a un costo mínimo, hasta saber si ya te leyeron e ignoraron. Incluso los mensajes de celular ya prácticamente nadie los usa… y pensar que antes cada mensaje te costaba un peso.

Ya del Biper y lo complicado que era mandar un mensaje mejor ni hablar .

Conversaciones y sobremesa

Antes, a la hora de comer las familias se reunían y platicaban de cualquier tema de actualidad o de la vida cotidiana.

Luego por andar de hablando de más o de menos en una sobremesa surgían los problemas. Ahora tu mamá es la que más extraña esos tiempos donde la gente no estaba metida en sus celulares.

Ligar

Una de las primeras funciones que se le dio al Internet nada más salió a la luz pública fue usarlo para encontrar el amor. Las páginas que ofrecían encontrarte a la media naranja que no habías podido conseguir salín por montones.

Del arte de enamorar pasamos al arte de tener un perfil de Tinder atractivo para conseguir un match.

Invitaciones

Antaño cuando hacías una fiesta tenías que rifarte con una invitación digna de tu evento. Hoy creas un evento en Facebook invitas a todos y se acabó, eso es todo.

Incluso puedes poner que asistirás y a la hora de la hora no ir y nadie te va a reclamar nada.

La tarea

Antes hacer la tarea era un suplicio, la información la tenías que sacar de los libros. Tenías había que ir hasta una biblioteca y ponerte a investigar.

Luego las monografistas y biografías nos solucionaron la vida. Más tarde llegó Encarta y con sus discos nos hicieron la vida más fácil.

Hoy tenemos Wikipedia que todo lo sabe y lo que no lo inventa.

La convivencia con los amigos

Pero no todo fue miel sobre hojuelas, también hubo algunas cosas que se fueron perdiendo.

En el mundo sin Internet pasabas las tardes y los fines de semana en compañía de tus amigos, jugando cualquier cosa, no Fortnite con un niño japones y otro alemán.

Sí, se abrieron las puertas para conocer a personas de todo el mundo. Pero a las personas que tenemos más cerca muchas veces terminan en segundo plano.

Además ningún FIFA en línea se va a comparar con la cascarita del barrio.

La música

La música fue de esos otros temas que para muchos perdió un poco. Es cierto que ahora con un sólo clic tienes acceso a miles de canciones de todos los géneros de todas partes del mundo.

Pero ninguna lista de Spotify se va a comparar nunca con el placer de ir a una tienda de discos y encontrar esa edición especial que tanto habías estado esperando.

La música era un mundo al que te adentrabas poco a poco. Una experiencia de autodescubrimiento en cada banda que llegaba hasta tus oídos. Hoy no es más que la mejor lista de reproducción.

Y por supuesto, en un mundo sin Internet no hubieras podido leer esta brillante nota.

También te recomendamos: Así se veía Facebook hace 15 años: te volviste tan adicto que no te diste cuenta cuánto cambió

Visita nuestro perfil en Instagram.