Los antivacunas están equivocados: sarampión en Disneyland y otras historias que lo demuestran

Antivacunas

Las posturas de los llamados antivacunas han tomado popularidad recientemente. Utilizan con argumentos como: “vacunar a mis hijos es una decisión personal” o “las vacunas son un negocio de las farmacéuticas”.

Hacen de la frase “el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla” una sentencia de muerte y te explicamos por qué.

Antivacunas están equivocados
Foto: Alianza por las vacunas

Los antivacunas: un peligro para la salud pública

Los antivacunas provocaron el resurgimiento de enfermedades que se consideraban erradicadas. El artículo ‘Antivacunas: un reto para el pediatra’, afirma que en 2015 se registró un brote de sarampión en Disneyland, incluso países como Inglaterra, Holanda, Italia y Alemania mostraron miles de casos de esta enfermedad a pesar de no tener problemas de alcance en sus campañas de vacunación.

El mito del autismo

El rechazo a la vacunación infantil se veía desde 1971 con la inmunización contra la viruela y en 1853 el gobierno inglés obligaba a los padres a vacunar a sus hijos con amenazas de multas o cárcel, pero la ola de antivacunas se desbordó en 1998 cuando la revista científica ‘Lancet’ publicó un artículo que aseguró que el autismo era causado por las vacunas.

El Colegio de Médicos Británico refutó esta investigación y expulsó a su autor A. Wakefield de la comunidad médica y científica, pero el daño estaba hecho y para 2011 Estados Unidos registró que del 6 al 8% de su población presentaban un rechazo total a la vacunación, entre sus motivos destacaron: el miedo a los efectos adversos y la preferencia por la medicina alternativa.

Los antivacunas están equivocados cuando difunden falacias como: “las vacunas provocan enfermedades idiopáticas”, “las vacunas sólo son un negocio para las farmacéuticas” y “una vida saludable es una mejor opción para generar anticuerpos que el uso de vacunas”, además del absurdo “la vacunación obligatoria es una ofensa a los derechos civiles”.

La organización Alianza por la Vacunación retoma el decreto de la OMS que descarta a la vacunación como causa del autismo, inmunizar a los niños es una medida de salud mundial necesaria para mantener y mejorar la salud pública, los antivacunas están equivocados, tanto que creer en ellos tiene su equivalente bélico y es creer que se puede atacar a Rusia durante el invierno y tener éxito.

Antivacunas están equivocados
Foto: Organización Mundial de la Salud

Dos logros irrefutables de la vacunación: viruela y polio

En 1796, la viruela cobraba anualmente 400 mil vidas sólo en Europa, para el siglo XVII, tras las exploraciones y el encuentro con América ésta se convirtió en una enfermedad común en todos los continentes, según el artículo ‘El bicentenario de la vacunación antivariolosa’.

La vacuna contra la viruela fue creada en de mayo de 1796 y fue administrada por varios gobiernos europeos, incluso Napoleón ordenó la inmunización de las ‘Grand Armee’ y el Papa Pío VII la recomendó ente una epidemia en Roma.

La erradicación se logró por etapas: América consiguió hacerlo en 1971 y Asia reportó su último caso en 1975, el último que se registró en el mundo fue en Somalia el 26 de octubre de 1977.

Antivacunas están equivocados
Foto: quimono vía Pixabay

La poliomielitis no tiene cura, pero es prevenible gracias al trabajo de Jonas Salk, que creo la vacuna en 1955 y Albert Sabin, que desarrolló su administración vía oral entre 1961 y 1963, actualmente la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda su aplicación a todos los recién nacidos, como explican los inmunólogos españoles Eduardo Fernández y Carmen Rodríguez.

Esta enfermedad afecta la médula espinal y los músculos de las piernas, provoca malformaciones, problemas de crecimiento y articulaciones inusuales, en México hubo más de 9 mil afectados en sólo 10años, afortunadamente en 1990 se registró el ultimo caso en Jalisco, según datos del Gobierno de México.

Antivacunas están equivocados
Foto: Alianza por la vacunación.

Vacunación en México

México inició los procesos de vacunación básica en 1973, además de lograr la erradicación de la poliomielitis, logró eliminar la difteria y el sarampión, se siguen atacando enfermedades como: tétanos y rubéola, la revista Salúd Pública en México explica que una causa de la persistencia de estas enfermedades es el acceso limitado a algunas zonas.

También podría interesarte:Mutilación genital femenina: la prueba de que seguimos viviendo en la época de las cavernas