La lucha feminista que ganó la batalla para despenalizar el aborto en la Ciudad de México

aborto legal

Que México se practique la interrupción del embarazo de manera legal es casi surrealista. Aquí ya es común encontrarnos con decisiones basadas en prejuicios, tradiciones y creencias, pero más de un grupo feminista se enfrentó por varias décadas a la injusticia de la negación de los derechos humanos de las mujeres y tuvieron una victoria parcial en 2007 para lograr el aborto legal.

aborto legal

La CDMX aprobó la despenalización del aborto bajo cualquier causa desde 2007 como una medida para combatir el índice de mujeres que morían en clínicas clandestinas y también para evitar que las sobrevivientes terminaran en prisión.

La reforma al código penal que permite la despenalización del aborto y determina sus condiciones fue un logro de la lucha feminista que buscó este derecho por décadas y encontró atención con el gobierno del PRD de ese año, como lo explica el artículo La despenalización del aborto en México.

aborto legal

Ese año, la Ciudad de México se ubicó como uno de los tres lugares en todo América Latina (junto a Cuba y Puerto Rico) en el que se permitió el aborto legal y en el que las instituciones de salud pública se capacitaron para atender a todas las mujeres que lo solicitaran, garantizando su seguridad y libertad.

La lucha por el aborto legal libró más de una batalla

La lucha de las feministas mexicanas duró varias décadas y se intensificó en 1970, cuando plantearon la despenalización del aborto como un asunto de justicia social, salud pública y ejercicio democrático. El aborto legal además comprendió un plan con cuatro ejes que involucró: educación sexual para toda la población, acceso público a anticonceptivos, aborto como última opción y la negación de la esterilización involuntaria.

En los años 80 se presentó una iniciativa llamada Proyecto de Ley de Maternidad Voluntaria, ante la cual, la iglesia católica emprendió una campaña de rechazo bajo el lema “estos son los asesinos” en ella mostraron los rostros y nombres de los diputados que promovieron la iniciativa, de algunas feministas y también de los médicos que la apoyaban. Finalmente, esta propuesta fue congelada.

Las luchas feministas siguieron durante la década de los 90, pero su organización era deficiente y la información con la que contaban o divulgaban sobre los problemas del aborto ilegal eran incorrecta, ésto fomentó una baja de adeptos al movimiento y dio herramientas para el rechazo de sus detractores.

Durante esa década se fundó la Organización de la Sociedad Civil GIRE, dirigida por Marta Lamas, María Luisa Sánchez y Regina Tamés. El GIRE se encargó de despolarizar la discusión y cambiar la vieja visión de “aborto sí o no” por un discurso más complejo bajo la pregunta: ¿Quién debe tomar la decisión sobre el aborto? Esta pregunta fue una pieza clave en tres encuestas consecutivas que demostraron que la tendencia a esta pregunta siempre señalaba a las mujeres, solas o con sus parejas.

aborto legal
Fuente: Marta Lamas, Gire, 2017

En 1998 el GIRE organizó una campaña de solidarización ante una nueva iniciativa de Ley que lanzó el PRD. En ésta campaña, algunas personalidades de gran renombre intelectual y científico promovieron el derecho a la maternidad voluntaria, entre ellos se encontraron el premio Nobel de Literatura Octavio Paz.

aborto legal
Fuente: Octavio Paz, Gobierno Federal

Esta nueva iniciativa fue congelada en 1999 por el mismo PRD, debido a las afectaciones que podían tener en las próximas elecciones, especialmente después de que durante su visita en México, el Papa Juan Pablo II dio mensajes antiaborto como:

“¡Que ningún mexicano se atreva a vulnerar el don precioso y sagrado de la vida en el vientre materno!”.

El caso de abuso de autoridad y manipulación que revivió el debate.

Un caso de abuso de autoridad en 2000 revivió la discusión sobre el aborto. Una adolescente de 13 años llamada Paulina fue violada en Mexicalli y presentó su denuncia apoyada por su madre, los exámenes médicos confirmaron la acusación y 31 días después la víctima solicitó la interrupción de su embarazo, como era su derecho en esta zona.

Tanto Paulina como su madre fueron manipuladas por el director del hospital en el que se le practicaría el aborto, ellas tuvieron que enfrentarse a un video antiaborto, una conversación con un sacerdote y a la exageración absurda de los riesgos del procedimiento médico hasta que la madre de la víctima desistió.

La Ley Robles que volvió vanguardista a la Ciudad de México

Ese mismo año, la gobernadora interina del Distrito Federal, Rosario Robles, convocó a una Asamblea Legislativa para reformar el Código Penal en materia de Aborto, el resultado es conocido como “La Ley Robles” y garantizó la interrupción legal del embarazo bajo las circunstancias: grave riesgo a la salud de la madre, malformación del feto e inseminación artificial sin consentimiento.

aborto legal

Te puede interesar: A casi 20 años de la “Ley Robles” para la despenalizar el aborto en la CDMX

Un logro parcial para las feministas

A pesar de todas las trabas que tuvieron que enfrentar, en 2007 se aprobaron las reformas al Código penal que eximen de cualquier penalización a las mujeres que decidan interrumpir su embarazo durante las primeras 12 semanas de gestación, la ley no especifica ningún móvil, sólo temporalidad.

La Ciudad de México es el único lugar en el que la condicionante para el aborto legal es el periodo de gestación, en otras entidades la condicionante tiene que ver con el móvil de la mujer para solicitar la interrupción de su embarazo o si éste es el producto de una violación, es por eso que las feministas mexicanas siguen reuniéndose y saliendo a las calles para luchar por sus derechos humanos.

Tal vez quieras leer: La educación fue usada para marginar a mujeres e indígenas y tenemos las pruebas

También te recomendamos: De madres devotas a mujeres ‘No Mo’: el rol de la maternidad en la sociedad

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.