La vez que llovió tanto que la Ciudad de México se inundó por 5 años

tormenta en la CDMX

El clima pasó de ser un salvavidas cuando se acaba la conversación a ser un clásico para memes y quejas. Si crees que el de hoy está loco, imagínate una tormenta en la Ciudad de México tan fuerte como para mantener a los capitalinos inundados durante cinco años.

Esta historia se encuentra en el texto Ciudad, sueño y memoria (Gobierno del Distrito Federal—ediciones cal y arena), escrito por Héctor de Mauleón y Rafael Pérez Gay, dos de los cronistas contemporáneos más importantes.

tormenta en la CDMX
M. CASASOLA Y J. GUZMÁN/ FOTOGRÁFICAMX VÍA TWITTER

Leíste bien, el 20 de septiembre de 1629 una lluvia torrencial duró 36 horas imparables e inundó al Valle de México durante cinco años, durante este tiempo la capital se tornó en un infierno para todos los habitantes, como lo describe la revista Arqueología mexicana.

Las imágenes de este artículo son meramente ilustrativas, pues fue hasta 1829 que se inventó la cámara fotográfica.

La historia de la peor tormenta en la Ciudad de México

El problema inició ese mismo año desde el mes de julio, cuando la temporada de lluvias registró niveles anormales de trombas que afectaron al Lago de Texcoco y a la Laguna de México.

tormenta en la CDMX
M. CASASOLA Y J. GUZMÁN/ FOTOGRÁFICAMX VÍA TWITTER

Este es recordado como el Día de San Mateo, cuyas afectaciones por la tormenta  hicieron que de las 20 mil personas que habitaban la entonces Nueva España, sólo lograron sobrevivir 400.

El nivel de agua era tan elevado que los sobrevivientes tenían que transportarse usando canoas y construyeron puentes para cruzar de un balcón a otro porque no había forma de entrar a las casas por las puertas.

tormenta en la CDMX
M. CASASOLA Y J. GUZMÁN/ FOTOGRÁFICAMX VÍA TWITTER

En toda la ciudad sólo quedaron dos partes secas y una de ellas se ganó el nombre de “La Isla de los perros” porque cientos de estos amiguitos se refugiaron en este pequeño espacio cerca de La Catedral.

Te puede gustar: La pesca deportiva en el Lago de Chapultepec: una cotidianidad de los años 70

Podemos culpar a la naturaleza por esta tragedia, pero la realidad es que desde la llegada de Hernán Cortés la construcción de palacios, templos conventos y hospitales alteró el equilibrio que la Gran Tenochtitlán había logrado con su entorno.

Para algunos, esta tormenta fue un castigo de los dioses por los excesos de los españoles. Para otros, Tláloc, el dios de la lluvia, lloraba sobre México por la derrota en 1521.

Puede interesarte: Misma historia, dos versiones: así se cuenta ‘La Conquista’ en escuelas de México y España

El panorama era terrible, no sólo por la inundación, sino por la enorme cantidad de cadáveres de personas y animales que se mezclaban entre el agua junto a los escombros de las construcciones y los carruajes.

tormenta en la CDMX
Google maps

Actualmente te puedes encontrar una prueba de esta tormenta en la actual Ciudad de México. Justo en la esquina de Madero con Motolinia está la escultura de una especie de cabeza de felino que según la leyenda de Salvador Novo, rescatada por Nexos, marca el nivel del agua que mantuvo a la capital del país inundada por cinco años.

Tal vez quieras leer: Así ha cambiado la Ciudad de México desde las pinturas de José María Velasco

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.