Casi dos décadas del caso en Lobohombo: el incendio que destapó la corrupción

Han pasado 19 años del incendio del Lobohombo, una discoteca que estuvo ubicada en la avenida Insurgentes, y la impunidad sigue viva para una tragedia que provocó la muerte de 22 personas y heridas a otras 40. Aquí el recuento de los daños del incendio del Lobohombo.

El incendio del Lobohombo, una selva de plástico

En mayo de 2000, Alejandro Iglesias Rebollo, conocido en el bajo mundo como el Zar de los giros negros en la Ciudad de México, abrió las puertas de lo que pretendía ser la perla de su emporio, la discoteca Lobohombo dedicada estrictamente a la música tropical.

incendio del lobohombo

En pocas semanas, el enorme local, ubicado en Insurgentes Centro, en la Colonia San Rafael, fue ganando fama y antes de la tragedia, fue cerrado en tres ocasiones por faltar a las normas en Protección Civil.

incendio del lobohombo

La noche del 20 de octubre del año dos mil, un corto circuito inició el fuego y en pocos minutos, la selva de plástico con la que fue adornado el local, permitió que el siniestro se saliera de control.

incendio del lobohombo

Y para sorpresa de quienes se divertían en el Lobohombo, las salidas de emergencia estaban cerradas con candado y los meseros no les permitieron abandonar el local hasta que cubrieran la cuenta.

incendio del lobohombo

Por espacio de dos horas, los bomberos combatieron el fuego y el primer balance confirmó la muerte de 19 personas y el número de heridos rebasaba los 50.

El incendio del Lobohombo, la impunidad de siempre

incendio del lobohombo

La historia de impunidad que rodeó a la tragedia fue protagonizada por Alejandro Iglesias Rebollo y varios de sus socios, además de empleados de la Procuraduría Capitalina que le habían echado la mano para resolver lo de la clausura del local, y los nombres de Rosario Robles, entonces Jefa de Gobierno de la capital y de Dolores Padierna, Jefa Delegacional en Cuauhtémoc, salieron a relucir.

incendio del lobohombo

Alejandro Iglesias se convirtió en prófugo de la justicia, tres de los heridos fallecieron cuando eran atendidos en el hospital lo que elevó a 22, el número de fallecido y surgieron historias como las de Carlos Omar Rangel que la noche del 20 de octubre fue su primera jornada laboral en la discoteca y murió por el incendio.

incendio del lobohombo

El dueño de Lobohombo fue detenido en 2008 por violencia intrafamiliar, pero debido a que el cargo de homicidio culposo, por el cual fue señalado por los hechos del 20 de octubre, había prescrito, libró la cárcel.  Y en la actualidad, el terreno donde estuvo la discoteca opera una estación de bomberos.

Te gustaría leer: La marcha de las minifaldas hace 49 años

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.