Terror en el metro: la leyenda de la niña caníbal de Tacubaya

niña canibal metro tacubaya

Si la Ciudad de México fuera un cuerpo humano, el metro serían sus venas. Llenas de colesterol, pero aún así funcionando (sí, el colesterol somos los usuarios). Siempre congestionada, pero indispensable; la “limusina naranja” transporta diariamente a más de 2.5 millones de usuarios y es objeto de numerosas anécdotas e historias. Una de ellas es la de la niña caníbal de Tacubaya, una ucronía que fue retomada por cierta en diversos medios hasta convertirse en una aterradora leyenda urbana.

niña caníbal de tacubaya
Fuente: metro.cdmx.gob.mx – CDMX

¿Niña caníbal? Cuéntamelo todo

Sucedió el 7 de septiembre de 1972. Rosario, una pequeña de ocho años de edad, viajaba con su madre en el metro. Al llegar a la estación Tacubaya de la línea uno, soltó su mano, perdiéndose al instante entre la multitud, tal y como conste en el acta 07-20790 del Ministerio Público.
Sola, “Rosarito” comenzó a vagar por el lugar hasta bajar a los túneles, en donde se escondió de la gente que en su cabeza, era responsable de que ella se perdiera. Hambrienta y sola tras el cierre del metro, encontró el cadáver de un indigente, que al bajar por una alcantarilla calculó mal su salto y se rompió el tobillo. La falta de atención médica provocó su muerte, por lo que las ratas del lugar comenzaban ya a devorarlo. Al ver a los roedores alimentarse de la carne del hombre, Rosarito decidió alimentarse de él. Tomó el tobillo, casi desprendido a causa de la caída y los ratones, y se alimentó de él, convirtiéndose así en la niña caníbal de Tacubaya.

Durante las siguientes semanas la policía encontró dos cuerpos mutilados, los cuales asumieron eran responsabilidad de perros salvajes, hasta que testigos aseguraron que se trataba de una pequeña niña. El 22 de septiembre, Rosarito fue encontrada al fin. Tranquilamente relató lo sucedido durante el tiempo que estuvo perdida, horrorizando a la policía, tal y como fue relatado al Periódico Capital:

“Descubrir qué había detrás de los casos reportados de cuerpos mutilados fue lo más difícil. Nunca nos imaginamos que se trataba de una niñita. Al principio todos pensamos que se trataba de perros, por el tipo de heridas presentadas por las tres víctimas que se sumaron en total durante dos semanas de terror. Si no nos hubieran referido tres testigos que una niña pequeña había matado al indigente para después comer parte de sus sesos y su pierna, nunca habríamos creído tal historia”.

Debido a lo traumático de los hechos, no se fincaron responsabilidades penales a Rosario, pero pasó el resto de su vida recluida en el Instituto Mexicano de Investigación Psiquiátrica. En 2010 Rosarito falleció tranquilamente en su cama. 

niña caníbal de tacubaya
Fuente: New York Post

Wow..que mórbida y triste historia

Así es. Una excelente historia, idea de Jesús Yael Ortega Aguilar, director de la revista Insolente, medio en el que esta nota fue publicada por primera vez.

Quizá quieras leer: Podías comprar boletos del metro en el banco y otros secretos a 50 años de su inauguración

¿Historia? ¿Entonces no es real?

No. Como el mismo Jesús aclara, se trata de una ucronía (un género literario que relata hechos que podrían suceder, pero no son reales).

niña caníbal de Tacubaya
Fuente: El Big Data

Pero hasta menciona actas del MP y periódicos…

Y fue justo eso lo que provocó que diversas personas y medios de comunicación como la revista TV y Novelas, o el periódico Publimetro, retomaran la historia como cierta a pesar de no serlo, tal y como nos explicó Jesús:

“Es completamente ficción, de hecho desde el título lo aclara, es de un género llamado ucronía, en el cual se escribe como si se tratase de una nota periodística pero es completamente ficción, no me basé en ningún tipo de personaje real. El problema surgió cuando algunos medios empezaron a replicar la noticia como real, incluyendo a periódicos de circulación nacional”.

https://giphy.com/gifs/season-12-the-simpsons-12×6-3orieNLnAxzZI9CQzm

¿Y nadie se dio cuenta?

Al parecer se dieron cuenta demasiado tarde, y en algunos casos con la ayuda del creador de la niña caníbal de Tacubaya: 

“Hice algunas llamadas en su momento para aclarar la situación. Algunos aclararon la confusión pero eso se hizo una bolita de nieve”.

La historia de Rosario, la niña caníbal de Tacubaya, se ha convertido en una leyenda urbana que usuarios e incluso trabajadores nuevos del Metro creen cierta, pero en realidad es producto de la imaginación de un joven mexicano que jamás pensó que su texto sería retomado sin investigación previa. ¿Conocías esta leyenda?

Por Vianey Olivares

Quizá quieras leer: El boleto de a peso: así fue la inauguración del Metro en la Ciudad de México

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.