Atrasar dos horas el reloj y otros proyectos que fracasaron rotundamente en la CDMX

proyectos que nunca se realizaron en la CDMX

En algunas ocasiones los gobernantes se “iluminan”  y mandan hacer proyectos que son tan difíciles de imaginar que casi nos suenan ridículos. En otras se quedaron como sueños guajiros que nunca se llevaron a cabo en la CDMX y ahí se quedaron, en la imaginación de los políticos.

Fuente: Brauwn vía Pixabay

Algunos de los planes que quedaron sepultados en el olvido fue porque no agregaban mayor utilidad a la vida en la ciudad. Otros, muchos de ellos, nunca se realizaron por falta de recursos para financiar su construcción o implementación:

El teleférico en Chapultepec

Fue a principios de los años 70 cuando el licenciado Octavio Sendejas, jefe del Departamento del Distrito Federal (DDF), anunció la construcción de un teleférico que iría del Museo de Antropología al Castillo de Chapultepec.

Esta idea no sonaba tan mal ¿o sí?

Posted by De Memoria on Thursday, December 6, 2018

Este proyecto buscó inyectar con nueva vida espacios públicos que estaban un poco descuidados, la intención era mejorar su imagen y volverlos más atractivos y funcionales. Los creadores de la iniciativa esperaban convertir la zona en una atracción nacional e internacional. ¿Qué no lo era ya?

Taxis con comprobante, un proyecto antes de Uber

A mediados de los 90 se buscó volver más eficiente y seguro el transporte en taxis. Para lograrlo se planeó poner en los taxímetros una pequeña impresora que pudiera expedir un comprobante del viaje que realizabas.

En dicho comprobante podrías tener ciertos datos, como la hora, las placas de la unidad y el costo del viaje. Así el usuario contaba con una herramienta que le permitía identificar al taxi por si algún incidente se presentaba.

Antes de Uber, los taxis intentaron dar recibos con la hora del viaje, placas y costo, ah y con propaganda del PRI.Una iniciativa que evidentemente fracasó… 😒

Posted by De Memoria on Thursday, December 27, 2018

Los taxímetros tendrían un costo de 830 pesos, o sea, de los actuales pesos que usamos hoy en día. También se aceptarían los viejos taxímetros a cuenta, los cuales cubrirían 150 pesos del costo total.

Si lo pensamos no era tan mala idea, actualmente los servicios de trasporte con conductor (VTC) nos permiten tener mayor confianza al momento de trasladarnos, por ejemplo, conocemos la tarifa con anticipación, el tiempo, la ruta, identificamos al conductor, etc.

‘El Plan Maestro del Metro’

En 1985 se creó el ‘Plan Maestro del Metro’, el cual proyectaba extender el servicio de transporte colectivo siguiendo un determinado trazado y expandiendo el que hasta en ese momento se contaba. Todo eso se tenía que lograr en 25 años.

El propósito era tener una red que guardara equilibrio, evitando que a las horas de mayor demanda el sistema se saturara. Si el plan funcionaba se evitaría el desgaste anticipado de la red, sus materiales y trenes. También, y más importante aún, le daba una mayor calidad de vida a los usuarios.

Fuente: Programa Maestro del Metro, 1985

Tristemente para todos los chilangos, este plan nunca terminó por concretarse. El proyecto no se limitaba a la ampliación y creación de nuevas líneas, también contemplaba vialidades y otras formas de transporte.

Apenas un año después de que el plan fuera creado ya se sabía que el atraso era prácticamente irremontable. Eran 20 años lo que el sistema estaba atrasado en su construcción, según informó la comisión de Vialidad y Transporte Urbano del DDF.

También tuvieron la aventurada promesa de que en 2010 ya estarían funcionando 15 líneas. Ya es 2019 y las seguimos esperando. Si te interesa soñar en cómo se vería el mapa del Metro si se hubiera hecho realidad el proyecto, Google Maps lo pone para ti en forma interactiva.

Atrasar dos horas el horario de invierno

A finales de 1986 la Ciudad de México vivía graves problemas de contaminación. Las autoridades comenzaron a idear nuevas formas mediante las cuales combatir los altos índices que se estaban presentando. Entre ellas se les ocurrió, ¿por qué no? Atrasar el horario de invierno dos horas.

El motivo por el cuál se planteó la “descabellada” idea es porque, en la CDMX cuando se presenta el fenómeno de inversión térmica, éste rompe entre las 9 y las 10 de la mañana. Si las actividades en la ciudad comienzan dos horas más tarde habría una mayor dispersión de contaminantes.

Y tú te quejas por una hora de adelanto, imagínate si estos proyectos que nunca se realizaron en la CDMX fueran una realidad.

También te recomendamos: Reino Aventura y otros parques de tu infancia que ya no existen

Visita nuestro perfil en Instagram.