Robo al Museo de Antropología

robo al museo de antropología

México es un país donde lo más inesperado puede pasar, donde las historias más insólitas pueden volverse realidad y una de ellas ocurriría la madrugada del 25 de diciembre de 1985, cuando una pareja de sujetos cometió el robo al Museo de Antropología.

Mientras millones de mexicanos cenaban y disfrutaban de la fiesta navideña, dos estudiantes universitarios, se dieron a la tarea de robar más de 140 piezas arqueológicas de las salas Maya, Mexica y Monte Albán.

Este robo sólo se puede comparar con el robo de otras piezas arqueológicas o con el de obras de arte como el de La Gioconda (La Monalisa) del pintor Leonardo DaVinci, en Museo de Louvre de París.

El monto del robo al Museo de Antropología difícilmente podría ser calculado; más allá del valor material de las piezas que fueron sustraídas, estas tenían un valor histórico y humano que no se puede calcular en una cifra.

Es por esa razón que el robo cobró tanta relevancia, ya que se trataba de la pérdida del patrimonio histórico nacional, algo que de ninguna forma puede ser remplazado ni recuperado.

Ese día, los ladrones ingresaron a las instalaciones del museo alrededor de la una de la mañana, saltaron las rejas, cruzaron el jardín y entraron a la sala a través de los ductos del aire acondicionado, sí, como en las películas.

La facilidad con la que los ladrones pudieron ingresar para saquear las instalaciones del museo dejó en claro el poco cuidado que tenían las autoridades por preservar nuestro patrimonio cultural.

La estrategia que implementaron los ladrones fue muy efectiva, les permitió en aproximadamente 3 horas sustraer la totalidad de las piezas robadas en un par de maletas.

En un comienzo se pensó que se trataba de ladrones expertos en piezas arqueológicas, puesto que algunas de ellas eran de las más valiosas que contenían las salas.

Más de noventa de las piezas robadas eran de oro, el resto eran de jade, piedra verde, turquesa y otros materiales como obsidiana y piedra.

El robo al Museo de Antropología quedó impune por 4 años, hasta que, en 1989, cuando ya era presidente Carlos Salinas de Gortari, se lograron recuperar más de 100 piezas que estaban en posesión de Carlos Perche, identificado como uno de los dos ladrones.

Por sus declaraciones fue como se pudieron conocer los detalles de planeación y ejecución del robo, por ejemplo, las más de 50 visitas que realizaron él y su cómplice Ramón Sardina.

Perches permaneció preso más de 10 años y fue asesinado cuando salió libre. Sardina continua prófugo de la justicia hasta el día de hoy. Los verdaderos motivos que los llevaron a cometer el robo al Museo de Antropología nadie los sabe.

Debido a que unos meses antes en la Ciudad de México había ocurrido el terrible terremoto de 1985 y luego, en 1986, tendría lugar el Mundial de Fútbol, el robo fue olvidado.

En 2018 la historia fue recuperada en la cinta cinematográfica Museo, protagonizada por Gael García Bernal. El drama se inspira en los hechos ocurridos ese 25 de diciembre.

El saqueo del qué fue víctima el Museo de Antropología no sólo dejó ver el endeble sistema de seguridad con el que contaba el recinto, así como la distracción del personal de seguridad, sino que puso en entredicho la importancia que las autoridades le daban a la conservación de las piezas, en ese momento se supo que algunas de ellas ni siquiera estaban inventariadas y tampoco estaban aseguradas.

El histórico robo al Museo de Antropología nos hace pensar en todas las piezas que se han extraído de las distintas zonas arqueológicas sin que sea posible documentar nada de estas, son cifras que nadie conoce y que ni siquiera pueden ser calculadas con exactitud.

Te invitamos a seguir leyendo acerca de la Linea 7 del metro.

Vista nuestro perfil en Instagram.