México 68: el escándalo racista que pudo arruinar las olimpiadas

Sudáfrica fuera de las olimpiadas

Los Juegos Olímpicos de México 1968 quedaron marcados por los hechos que sucedieron en Tlatelolco, apenas 10 días antes de la inauguración. Sin embargo, meses antes, el comité organizador tuvo que enfrentar una amenaza de boicot que terminó por dejar a Sudáfrica fuera de las olimpiadas.

Fuente: Comité Olímpico Internacional

El apartheid: la política que dejó a Sudáfrica fuera de las olimpiadas

El apartheid fue un sistema de segregación racial que se implementó en Sudáfrica durante gran parte de la segunda mitad del siglo pasado, comenzó en 1948 y finalizó en 1992.

Esta política buscó mantener el privilegio de los blancos como clase dominante y minoritaria, frente a los ciudadanos de la comunidad negra, ampliamente mayoritaria. Para lograrlo se implementó todo un sistema legal y cultural que separaba a las personas con base en el color de su piel.

Fuente: Guinnog vía Creative Commons

Esta separación pasó a formar parte de la vida cotidiana. Se reservaban lugares “sólo para blancos” o “sólo para negros”. Esto ocurría en todo sitio posible, incluso en las bancas de los parques, los autobuses y las playas.

La comunidad negra sudafricana no podía votar (salvo elecciones excepcionales), no podía ocupar puestos de gobierno, no podía habilitar negocios, ni podía ejercer profesiones reservadas para blancos. Todo lo que podían hacer era asignado previamente y sólo en los espacios que se determinaban para ellos.

Fuente: Ullischnulli vía Creative Commons

El primer veto

En 1963 el Comité Olímpico Internacional (COI) tomó la determinación de suspender a Sudáfrica con motivo de sus prácticas y política sustentada en la discriminación racial. De esta forma la nación africana no recibió invitación para asistir a los juegos olímpicos de Tokio 1964.

Era una forma de demostrar que el mundo del deporte no estaba al margen de las políticas discriminatorias. Sudáfrica quedó fuera de las olimpiadas por vez primera.

Fuente: Comité Olímpico Internacional

Para 1967 Sudáfrica intentó trabajar para que fuera involucrada de nueva cuenta en una justa olímpica y casi lo logra… aunque también casi logra que un boicot en contra de los juegos de México en 1968.

Después de su primera sanción, Sudáfrica intentó formar un equipo multirracial. En septiembre de 1967, el COI visitó Sudáfrica para checar los avances que habían logrado, no contra el apartheid, sino para regular sus prácticas deportivas a fin de constatar que efectivamente el grupo de atletas estaba conformado por una comunidad multirracial.

A un paso del boicot

A mediados de febrero de 1968 el COI informó que Sudáfrica era readmitida para participar en las olimpiadas, por lo cual el gobierno mexicano se veía obligado a enviarle una invitación y permitir el acceso libremente a todo atleta.

Fuente: Comité Olímpico Internacional

 

Según reporta Ariel R. Kuri en ‘Geopolítica de la raza. Sudáfrica, Estados Unidos y boicot en los juegos olímpicos de 1968’, el COI votó 36 a favor, 26 en contra y un número no especificado de abstenciones para readmitir a la nación del sur de África.

Esto causó una seria molestia entre distintas naciones que iban a participar en la justa olímpica. La mayor parte de naciones que se oponían a la participación de Sudáfrica eran del propio continente africano, aunque también se sumaron naciones de América, Asia y Europa.

Este grupo de naciones afirmaba que en caso de que Sudáfrica participara en los Juegos Olímpicos de México 1968 no se presentarían a la competencia.

México estaba entre la espada y la pared, por un lado, tenía que atender lo que el COI señalara, pero, por otra parte, la presión internacional ponía en riesgo el éxito de los juegos en los que se había invertido tanto.

La reacción mexicana

México trató de mantenerse imparcial ante lo sucedido, en una declaración de la Secretaría de Relaciones Exteriores se informaba que México acataría sus compromisos internacionales, sin embargo, se mantendría fiel a sus principios de no discriminación.

Nuestro país se comprometió a atender las indicaciones del COI siempre y cuando Sudáfrica atendiera al principio de no discriminación racial en los integrantes de su delegación.

La estrategia mexicana no funcionó, pues el resto de los países opositores siguieron presionando para dejar a Sudáfrica fuera de las olimpiadas. El tema era demasiado delicado.

Por ello México señaló enfáticamente que la admisión de un país o no tenía que ver directamente con el COI y no era una política emprendida por México. De esta forma la decisión reacia directamente en las autoridades olímpicas y no en México.

“Esos cabrones no entran”, Gustavo Díaz Ordaz.

Según comentó Pedro Ramírez Vázquez, presidente del comité organizador, el propio Gustavo Díaz Ordaz señalaría que la nación africana no sería bien recibida, aunque dejó la responsabilidad a las autoridades competentes: el COI.

Sudáfrica fuera de las olimpiadas

Las presiones internacionales y la de México mismo obligaron al COI a tomar una decisión. El COI se reunió en Lausana, Suiza, para finalmente determinar la participación o no de Sudáfrica.

Hubo un gran despliegue de prensa internacional para conocer la decisión del COI. El resultado fue: a favor de retirar a Sudáfrica de la justa olímpica, en donde votaron 47 miembros, 16 a favor de que se mantuviera y ocho abstenciones. El resultado dejó a Sudáfrica fuera de las olimpiadas de México 1968.

El hecho no pasó a mayores y los juegos pudieron realizarse sin mayor contratiempo.

Sudáfrica fuera de las olimpiadas

El 16 de octubre de 1968 tendría lugar una de las protestas contra el racismo que más se recuerdan. Tommie Smith y John Carlos ganadores del oro y bronce, respectivamente, alzaron los puños en forma de protesta, acto que les costó ser expulsados de la villa olímpica.

Fuente: Angelo Cozzi vía Creative Commons

También te recomendamos: Kaepernick no es el único: los valientes deportistas que protestaron contra el racismo

Visita nuestro perfil en Instagram.