¡Emocionante y merecido! Así fue como el Atlas se coronó campeón hace 68 años

El Atlas de Guadalajara es uno de los clubes más emblemáticos del balompié nacional. Fundado en 1916, el equipo lleva el nombre del titán que sostiene el cielo según la mitología griega y los colores representativos de San Lorenzo, patrono del colegio inglés en el que estudiaron algunos de sus fundadores.

En esta ocasión, abrimos el baúl de los recuerdos y desempolvamos los viejos y amarillentos periódicos para revivir la época en que los rojinegros alcanzaron la gloria:

Qué tiempos aquellos…

Era 1951 cuando nacieron los primeros canales de televisión en México. Nuestro cine vivía su época de oro y María Félix brillaba por su extraordinaria belleza y por su talento.


Una película con Pedro Infante como galán y protagonista se filmaba en los Estudios Tepeyac; el título: ‘Necesito dinero’.

El país era gobernado por Miguel Alemán, un licenciado que había dejado atrás la era de los militares en el poder.


Las multitudes se apasionaban en el Hipódromo, en las plazas de toros, en las arenas de lucha libre y por supuesto, en los estadios de futbol.

Doce conjuntos participaron en la temporada 1950-1951, entre ellos los ya desaparecidos Marte y San Sebastián. Por primera vez, un equipo descendió a la recién creada segunda división. Compitieron todos contra todos a visita recíproca. Las victorias daban dos puntos, los empates uno y las derrotas ninguno.

Atlas inició rescatando el primer punto

Fue el 24 de septiembre de 1950, había muchos jalones y zancadillas cuando ‘Los Camoteros’ de Puebla se pusieron al frente del marcador a los 8 minutos del segundo tiempo, alentados por su numerosa fanaticada. Sin embargo, los rojinegros del Atlas lucharon como guerreros y anotaron el del empate a los 23.


Después, el once rojinegro se creció

Con el paso del tiempo, el Atlas fue demostrando quién era el mandamás de aquel entonces. En el puerto de Veracruz, los tapatíos derrotaron a ‘Los Tiburones Rojos’ por cuatro goles a dos.

En el extinto Parque de Oblatos, opacaron al Oro con un 3 a 0. Los áureos habían dominado el partido, pero los rojinegros hicieron valer su localía y se llevaron la victoria.

Con el San Sebastián, que había tenido la osadía de hacerles un gol, no tuvieron piedad y lo martirizaron con cuatro tantos.

Misma suerte corrieron ‘Los Jaibos’ del Tampico en la cancha del Atlas. Adalberto ‘Dumbo’ López tuvo una mañana de gloria y metió cuatro goles a la cabaña tampiqueña.

Se dio un festín en el Clásico Tapatío

En esa época, los atlistas eran conocidos como ‘Las Margaritas’, cuenta la leyenda que así les puso el Guadalajara por su “delicada manera de jugar”. En respuesta, el Atlas bautizó a sus archirrivales como ‘Las Chivas Brinconas’. De ese tamaño era el odio entre ambas escuadras.

El 26 de noviembre de 1950, los rojinegros dejaron a un lado la delicadeza y se ensañaron con el rebaño. Resultado: cuatro pepinos enmallados en las redes enemigas y ninguno en contra.

El Guadalajara se quedó con 10 hombres desde el minuto 40 por una patada que le dio Cárdenas a Luis Ornelas y para colmo, José Mercado se lució con un triplete.

Sacó la casta contra el Boca Juniors

A principios de 1951, el popular equipo argentino vino a México para disputar una serie de partidos. Boca debutó venciendo al Veracruz, que se desplomó casi al final. Luego, sin despeinarse, derrotó al Atlante por cuatro goles a uno. Sólo un mexicano podía ganarle y ese fue el Atlas.

El 18 de enero los tapatíos jugaron maravillosamente y a base de fibra detuvieron la marcha triunfal de los gauchos.

El encuentro fue interesante desde el inicio y nadie se movió de su asiento. Los rojinegros jugaron en plan magistral y anotaron dos goles, pero los xeneizes reaccionaron y consiguieron el empate. Era un choque de trenes. Sin embargo, los muchachos dirigidos por Eduardo ‘Ché’ Valdatti tuvieron más corazón y se sobrepusieron a los pamperos. Marcador final: Atlas 3, Boca Juniors 2.

En la estación ferrocarrilera de la capital jalisciense, una multitud se congregó para recibir a sus héroes.

Atlas consiguió el ansiado campeonato

Fue el 22 de abril de 1951 y en Guadalajara no se hablaba de otra cosa que no fuera el Clásico Tapatío, que además era importantísimo porque al Atlas le venía pisando los talones un León que, hambriento de victoria, la buscaría contra el Veracruz.

Antes del juego, los aficionados del Guadalajara hicieron la gracejada de llevar al empastado una ‘chiva rayada’ y de darle margaritas para comer.


Ya iniciado el encuentro, Chivas usó la artillería pesada y bombardeó la meta enemiga sin piedad.

Rivera, Ponce, De la Torre y Balcázar (abuelo de Javier ‘Chicharito’ Hernández) lanzaron cañonazos, pero el guardameta del Atlas y seleccionado nacional, Raúl Córdoba, cerró su puerta y no dejó pasar nada.

En el segundo tiempo, ‘Rafles’ Orozco metió la mano dentro del área y el árbitro marcó penal a favor del Atlas. Entonces estalló la bronca. Se armó la rebambaramba y el partido se suspendió durante siete largos minutos.

Cuando el escándalo se aplacó, el tico Edwin Cubero engañó al portero y clavó la pelota lejos de su alcance, que a la postre sería el gol del triunfo.


Terminado el encuentro, los partidarios del Atlas se lanzaron a la cancha para felicitar a sus ídolos y pasearlos en hombros.

Todo salió a pedir de boca: ni las chivas se comieron a las margaritas ni la fiera sacó la victoria del puerto jarocho. Se alinearon los astros y la corona quedó firme sobre las sienes del Atlas en la penúltima jornada.

Después del festejo con mariachis y tequila, los jugadores, el técnico y los directivos emprendieron la marcha para postrarse ante la Virgen de Zapopan y agradecer por haberlos ayudado a cumplir su sueño: darle a Jalisco su primer título de liga en primera división.

También te recomendamos: Los futbolistas mexicanos que se convirtieron en ídolos de tu abuelito

Visita nuestro perfil en Instagram.