No es gracioso, es acoso: así se vendían productos para hostigar mujeres

acoso sexual

En los últimos años el tema del acoso sexual se posicionó en el centro del debate. Fueron las mujeres por iniciativa propia las que comenzaron a hacer visible la situación con la que tiene que lidiar todos los días, pero hace unos años el tema no era visto con la misma perspectiva.

Las denuncias de acoso sexual y la visibilidad viral

En 2017, la actriz Alyssa Milano invitó a sus seguidoras de Twitter a utilizar el #MeToo como parte de una campaña para denunciar el acoso sexual que han sufrido como parte de una cultura que había normalizado ese comportamiento y lo llegaba a ver como algo normal y hasta divertido.

“Si has sido acosada sexualmente o agredida escríbeme Me too como respuesta a este Tweet”.

No es que antes de la invitación de Alyssa no existieran estas denuncias. Para nada son algo nuevo. La cultura del acoso es algo que ha acompañado a nuestra sociedad, lo que hoy vemos es la voz de las mujeres diciendo ¡basta!

Justice Feminist GIF by Laura Salaberry - Find & Share on GIPHY

Desde ese momento comenzó la sociedad a cuestionarse a sí misma y ha servido para mostrar de manera evidente la magnitud del problema. #MeToo alcanzó millones de menciones alrededor del mundo a través de distintas redes sociales, siendo Facebook y Twitter las principales.

Publicidad que fomentaba el acoso sexual

Lo que estos movimientos han hecho visible para todos es que el acoso sexual es un tema que está presente en todos lados. Lo vemos en el cine, en el trabajo, la escuela, la familia y hasta en la publicidad. Se trata de una formación cultural y sistemática de la que no habíamos sido concientes, hasta ahora.

No es “espiar”, es acosar

Ejemplo claro de esta situación que describimos son estos anuncios publicitarios. ‘Spy Scope’ se vendía como un telescopio del tamaño de una pluma que te permitía “espiar a las chicas lindas”. Aseguraba convertir cada pared en una pantalla de cine.

acoso sexual

Quizá te parezca gracioso o inocente, pero no lo es. Este tipo de productos, independientemente de si funcionaban o se trataban de un engaño, fomentaban e invitaban a acosar a cualquier mujer que tuvieras cerca.

“Es indetectable, nadie se dará cuenta que Ud. Está viendo a su vecina”.

No es divertido, es violencia contra al mujer

Otro producto que igual se buscaba vender para acosar, son los ‘Lentes Rayos X’. Explícitamente no nos dicen mucho, la imagen muestra a un sujeto con gafas oscuras y una sonrisa en la cara mientras mira a una chica que no parece portar ropa. No es necesario decir cuál es la intención de la imagen.

“Vista penetrante y profunda. Vea lo natural tal como es”.

Si tú eres de los que les parece divertido el acoso callejero, decirle un piropo a una mujer o robar besos, seguro que serías de los que comprarían estas gafas, pero no te confundas, no es “picarezco”, es acoso sexual.

En otra publicidad de los mimos lentes, se puede apreciar cómo tratan de venderlos como una “¡Jocosa visión ilusoria!’.

Si te quedaba alguna duda de que la publicidad de estos lentes incitaba al acoso, que te baste con leer:

“Únicos en el mundo que desvisten a las muchachas bonitas cuando se miran a través de ellos”.

El descaro es casi una burla. Nos dicen que la “novedad” sólo se vende a adultos. No vaya a ser que un niño haga mala uso de las “gafas”.

No basta con que las mujeres alcen la voz, como sociedad tenemos la tarea de sentarnos y reflexionar. Al menos estos anuncios ya no los vemos más.

También te recomendamos: Comerciales de los 90 que no brillaron por su ingenio, pero se te quedaron grabados para siempre

Visita nuestro perfil en Instagram.