El bombardeo de la Navidad

anuncios navideños

En Navidad solemos sentarnos a la mesa y compartir la cena con nuestra familia y seres queridos, nos olvidamos de la dieta por un momento y nos deleitamos con las delicias que se preparan: el pavo, los romeritos, el bacalao y el ponche llenan las mesas.

También nos consentimos con regalos, pero si de algo nos llenamos, a aparte de luces y adornos por todos lados, es de anuncios navideños.

Aunque la Navidad es una fiesta de corte religioso en la que se celebra el nacimiento de Jesús, las distintas compañías se han aprovechado de la ocasión para generar millonarias ganancias, al mismo tiempo que nos dan un pretexto para demostrar el cariño que tenemos por nuestros seres queridos con obsequios que alegran la ocasión.

Los intercambios en la cena, los intercambios con los compañeros del trabajo o de la escuela, con los amigos, o con los que apenas conoces y en los que justo te toca regalarle a la persona que menos soportas del grupo, son muestra de ese espíritu de dar y recibir que acompaña la festividad decembrina.

La mejor forma que han encontrado las compañías para atraernos a sus productos es a través de la publicidad. En diciembre encontramos anuncios navideños de todo tipo por todos lados, en televisión, en los espectaculares de las grandes avenidas, por radio, en la prensa y actualmente en todas nuestras redes sociales.

Se anuncia de todo, desde la venta de autos o departamentos hasta el regalo perfecto para los más pequeños del hogar, todos bajo una interesante oferta que difícilmente podemos rechazar. La publicidad navideña nos seduce y nos vuelve presas fáciles ante la tentación de gastar nuestro aguinaldo en cosas que muchas veces no necesitamos.

A todos nos han dado regalos navideños perfectos, pero es más común que los regalos que recibimos no sean exactamente lo que esperábamos, como los clásicos calcetines y los suéteres con diseños con motivo navideño, renos con narices rojas y un Santa Claus con la cara un poco desdibujada que nunca en tu vida te piensas volver a poner.

Los anuncios navideños los encontramos pasando el día de muertos, así que no esperemos hasta última hora para realizar las compras de los regalos que planeamos dar, y no olvidemos que lo importante es el abrazo que recibimos y no el objeto material que se nos entrega, sé claro con lo que pides para el intercambio y no seas codo con lo que entregas.

Felices fiestas.

Tal vez te interese leer más acerca de Las mejores películas noventeras para ver esta navidad.

Vista nuestro perfil en Instagram.