La película de Kubrick iluminada con velas y capturada con lentes de la NASA

Barry Lyndon

A 91 años del nacimiento de uno de los genios y obsesivos del arte de la cinematografía: Stanley Kubrick, así que es buen momento para hablar lo que dejó para la historia, una serie de obras de arte, una de ellas es Barry Lyndon.

De la ultraviolencia al arte del siglo XVIII

Cuatro años tuvieron que pasar para que Kubrick retomará el rumbo de la filmación, luego del suceso que fue Naranja Mecánica de 1971, el primer gran antecedente de la ultraviolencia fílmica que le acarreó la censura y el reproche de las buenas conciencias.

Barry Lyndon

En un lapso de cuatro años, el cineasta fue de la adaptación de la novela psicodélica de Anthony Burgess a una novela de un escritor del siglo XIX, William Makepeace Thackery, titulada La suerte de Barry Lyndon, que narraba la forma en que un simple mortal asciende en la escala social del pomposo siglo XVIII y se hace un noble maquillado y ostentoso.

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

Para lograr su cometido y sus obsesiones, Kubrick optó por los avances en la fotografía y decorados que recreaban la pintura del siglo en cuestión, en un verdadero tour de force.

Luz natural y velas

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

La película narra la vida de Redmond Barry, protagonizado por Ryan O’Neal, que es un joven irlandés que, empeñado en ser alguien, se enlista en el ejército británico. Más tarde se hace espía del ejército prusiano, aprende el arte del juego de cartas y logra casarse con Lady Lyndon, encarnada por Marisa Berenson.

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

Los detalles que hicieron posible esta película

Para lograr el cometido de una fotografía cercana a las obras de arte del siglo XVIII, nebulosas en el fondo y que resaltaban los detalles de los protagonistas, Kubrick logró que la Agencia Aeroespacial de Estados Unidos, la NASA, le facilitará una serie de lentes utilizados para fotografía satelital.

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

Los lentes fueron colocados en cámaras no tan modernas por John Alcott, el encargado de la fotografía, para conseguir imágenes, sobre todo del exterior, en donde el fondo se difuminaba y los detalles de los actores eran el foco de atención por el uso casi obsesivo del zoom.

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

El otro gran atractivo fue utilizar en los exteriores sólo luz natural y en los interiores todo fue iluminado con velas, lo que permitió generar una penumbra cercana y preciosista.

Además, la película fue sometida a una tratamiento especial durante el revelado para darle un tono neblinoso y antiguo.

 Barry Lyndon, una pintura del Siglo XVIII

La película, en un tono épico, presentó escenas de batalla que fueron filmadas con detalle y los biógrafos de Kubrick aseguraron que la narrativa fue poderosa e innovadora.

Al final, Barry Lyndon, fue nominada a siete Premios Oscar, se llevó cuatro por fotografía, dirección artística, vestuario y música, y para la Academia la obsesión de Kubrick no fue suficiente para darle el premio como Mejor Director.

Barry Lyndon
Fuente: Barry Lyndon, Warner Brothers Pictures, 1975, IMDB

En taquilla, la película fue menospreciada y los estudios no pudieron recuperar los más de 11 millones de dólares que se utilizaron para el rodaje.

Barry Lyndon

La obsesión fue la salida para dar vida a una obra de arte, en pocas palabras, Barry Lyndon, una pintura del Siglo XVIII.

Te gustaría leer: La Huérfana: una historia real mucho más perturbadora que la película

Síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter