Bob Marley más allá de la marihuana: los motivos que lo hicieron leyenda

bob marley

Robert Nesta Marley, mejor conocido como Bob Marley, se convirtió en un exitoso cantante de reggae durante la década de los 70. Su anticipada muerte lo transformó en una autentica leyenda de la música jamaiquina. Sin embargo. Su figura muchas veces quedó reducida a la de un consumidor de marihuana.

Bob Marley más allá de las “rastas”

Todos recordamos a Marley por su llamativo peinado. Para algunos, parte de su éxito a nivel mundial se debió a la imagen que presentaba. Al verlo, de inmediato resaltaba su peinado a base de dreadlocks o rastas como se le conocen comúnmente en Latinoamérica.

Foto: Eddie Mallin vía Creative Commons

Hoy en día son sólo un peinado para muchas personas. Pero para Bob tenía un significado muy especial: era formar parte de una creencia que lo inspiró durante toda su vida adulta y que, claro, fue motivo de muchos de sus temas. Se trata del rastafarismo.

Foto: Haile Selassie I, Gobierno de Etiopia, vía Creative Commons

El movimiento rastafari es un conjunto de creencias donde la dimensión espiritual de la vida cobra una parte esencial. Su origen es africano y se centra en la comunidad negra. Consideran que Haile Selassie I, el último emperador etíope fue la encarnación de Dios en la tierra. Por cierto, para los rastafaris Jha es otra forma de llamar a Yahvé.

La influencia rastafari en Bob Marley

Cuando Marley fundó junto con Peter Tosh y Bunny Wailer la legendaria banda The Wailers, Bob se había iniciado dentro del sistema de creencias rastafari. Esto quedó de inmediato plasmado en sus temas como Jah.

No sólo hubo referencias directas a Jah, sus temas se inclinaron hacia una intención de conciliadora de las diferencias políticas para encaminar la vida del hombre hacia una armonía con la naturaleza, dios, la tierra y los seres humanos. Ya saben, la “Natural Mistyc”.

La música que en esos momentos crearon The Wailers no sólo era una innovación ante un ritmo que cada vez ganaba más terreno tanto en la isla caribeña como en el resto del mundo, sino que sirvió para llevar el mensaje de la filosofía rastafari a todo el mundo.

La conciencia política

A pesar de que el movimiento rastafari se mantuvo distanciado de los temas políticos, las canciones de Bob nunca dejaron los temas sociales. Prueba de esto fue la adaptación del discurso del emperador Tafari Makonnen, Selassie I, en la canción ‘War’ de 1976.

Pero sus intenciones políticas no pararon ahí. Ya consolidado como uno de los principales portavoces mundiales del movimiento rastafari Marley buscó organizar una reunión entre dos lideres políticos jamaiquinos. La intención de Bob era buscar una solución a los problemas por los que atravesaba la isla, como la violencia.

“Get up, stand up: don’t give up the fight!”

La reunión estaba pactada para el 5 de diciembre de 1976 durante un concierto. Sin embargo, días antes sujetos armados dispararon en contra de la casa de Marley. Ahí se encontraba él junto con su esposa y otros miembros de la banda. Afortunadamente no hubo heridos mayores salvo el manager.

El evento se realizó, pero la reunión tuvo que esperar hasta 1978, cuando Bob logró su objetivo de reunir a los dos lideres políticos en el escenario del concierto ‘One Love’. De fondo sonaba la canción Jammin.

Bob y el futbol

Bob Marley fue un apasionado de practicar futbol. Este deporte era su pasatiempo favorito. Según cuenta la leyenda un día mientras jugaba se lastimó un dedo, la herida no sano correctamente y fue necesaria la atención médica y de ahí supo que el cáncer había llegado a su vida.

Lo cierto es que Bob realmente tenía un melanoma maligno en el dedo pulgar del pie derecho, esta afección es un sello característico del cancer encefalico que padecía y que finalmente lo llevaría a la muerte en 1981 en Miami. Hoy en día los restos del icono del reggae descansan en el Bob Marley’s Mausoleum, en St Ann’s Bay.

El legado de ‘Tuff gong’, como se le llegó a conocer en el gueto donde vivió cuando niño, sigue vivo no sólo en sus hijos Damian Marley, Ziggy Marley y Stephen Marley, sino en la intención de sus canciones.

Evitemos enaltecer la figura de Bob Marley como un simple cantante “pacheco” con rastas. Enfoquemos más la mirada al mensaje de unión, fraternidad, respeto y amor del que habló en sus canciones.

Y no te olvides, fumar marihuana no te hace ni reggae, ni jamaiquino y mucho menos rastafari.

También te recomendamos: Esto costaba la vida en México cuando se estrenó ‘Star Wars’ en 1977

Visita nuestro perfil en Instagram.