Conoce al cinefotógrafo mexicano que comenzó la estirpe de nominados al Oscar en esta categoría

Cinefotógrafo

Corría el año de 1995 cuando el todavía desconocido cinefotógrafo mexicano Emmanuel Lubezki era nominado al Óscar por la película “La Princesita”, de Alfonso Cuarón, primer esfuerzo largometraje que lograban en Hollywood…

El resto de la historia ya la sabemos: ambos han ganado sendos dobletes en los premios de la Academia, cuya nonagésima segunda edición se realizará el 9 de febrero y de la que hoy se conocieron los nominados, entre ellos el cinefotógrafo mexicano Rodrigo Prieto. Hagamos un repaso a la historia mexicana en esta preciada categoría.

Cinefotógrafo
Lubezki en locación de El Renacido. Foto: IBDM

El Chivo

Precedido por un premio Ariel en 1992 por la taquillera “Como agua para chocolate” del director de moda Alfonso Arau, “El Chivo” Lubezki llegó a Estados Unidos trabajando en el cine independiente al mismo tiempo que trabajó en “Miroslava” y alternó en la película “Twenty Bucks” en Hollywood.

Por entonces, Salma Hayek hacía sus pininos en “Desperado”, un filme alternativo de Robert Rodríguez, director de la aclamada “El Mariachi”, y aunque ustedes no lo crean amigos millenials, ver a un mexicano en la pantalla grande de la meca del cine era como ver a Hugo Sánchez en el Real Madrid: o sea, un triunfo casi impensable.

Luego de repetir Ariel por “Ámbar”, de la época llamada como Nuevo Cine Mexicano, Cuarón lo convocó para su versión de la novela ocurrida durante la Primera Guerra Mundial, “La Princesita”. Esa fue la primera nominación en años de un talento mexicano, en una de las categorías más codiciadas por los cineastas.

Cinefotógrafo
La princesita, película de 1999, primera nominación al Oscar de Emmanuel Lubezki.
Foto: IMDB

Gabriel Figueroa

Antes del Chivo solo el legendario Gabriel Figueroa había sido nominado en los Óscares por cinefotografía; fue en la edición 37 por la película romántica “La Noche de la Iguana (1967)” de John Huston, que protagonizaron en Puerto Vallarta Ava Gardner, Deborah Kerr y Richard Burton.

La anécdota de esta película, por cierto, es que Burton se llevó de contrabando a Elizabeth Taylor, quien se hospedó en “La casa Kimberly” para encontrarse con su amado en el puente que es posible visitar en el centro del puerto.

Huston dijo al repecto del trabajo de Figueroa: “El camarógrafo, por supuesto, se escoge para la película de la misma manera en que se elige al actor: decides lo que quieres ver en la pantalla y luego vas y consigues al hombre correcto para lograrlo y él fue perfecto”, reporta la página PuertoVallarta.org, que comparte fotografías detrás de bambalinas de esta cinta.

Cinefotógrafo
Gabriel Figueroa mira desde arriba a Elizabeth Taylor y a Richard Burton, durante un descanso de “La noche de la iguana”, en 1964. Foto: CUC para Visit Puerto Vallarta.

¿Quién será el mejor cinefotógrafo mexicano?

Volvamos a Lubezki, porque después de “La Princesita”, fue requerido nuevamente en Hollywood por Arau para “Un paseo por las nubes”, con el omnipresente Keanu Reeves como galán de la española Aitana Sánchez Gijón. Esta vez, su impecable trabajo no llegó a las nominaciones del Oscar, pero sí lo hizo en la edición 72 por “Sleepy Hollow: La leyenda del jinete sin cabeza (1999)”, estelarizada por Johny Depp y dirigida por Tim Burton… Se le volvió a escapar de las manos.

En 2005 sucedió, no obstante, algo sin precedentes en la categoría de “Achievement in Cnematography” en la edición 78: hubo dos mexicanos nominados. Lubezki por “El nuevo mundo”, una versión de la historia de Pocahontas dirigida por Terrence Malick, mientras que el debutante mexicano Rodrigo Prieto acaparó los reflectores por su trabajo de fotografía en la polémica y popular “Secreto en la montaña”, del prestigiado cineasta Ang Lee.

Cinefotógrafo
Secreto en la montaña fue la primera nominacióm al Oscar del mexicano Rodrigo Prieto. Foto: Sensacine

Rodrigo Prieto

Prieto, proveniente de un linaje político un poco discutido, estudió cinefotografía en la famosa escuela CCC y llegó a Hollywood con cinco Arieles bajo el brazo, uno de ellos por “Amores Perros”, Ópera Prima de Alejandro González Iñárritu; esta cinta irrumpió en el cine mexicano como ninguna otra lo había hecho en años, e igualmente fue nominada al Oscar del 2000 como mejor película extranjera.

En 2002, Salma Hayek lo escogió para “Frida” y aunque no recibió nominaciones en la edición, eso marcó un ante y un despúes en su carrera por la fama de Hayek, quien ese año fue nominada como actriz protagónica (antes de ella, solo Katy Jurado había sido nominada en 1953 como mejor actriz de reparto por “High Noon”.

Cinefotógrafo
El cinefotógrafo mexicano Rodrigo Prieto. Foto: Getty Images.

Prieto trabajó nuevamente para Alejandro G. Iñárritu en “21 gramos” y “Biutiful” (para que te llame Ang Lee un par de años después no lo hizo nada mal). Entre sus muchos trabajos en Los Ángeles, fotografió “El lobo de Wall Street” y “Silence”, ambas del respetado Martin Scorsese. Por la segunda fue nominado de nuevo al Oscar en la edición 89.

Esta edición representa su tercera nominación al premio de la Academia por su también tercera colaboración con Scorsese por “El Irlandés”. Ahí nomás…

Cinefotógrafos de oro

Y en lo que Prieto ascendía como la espuma Lubezki siguió cosechando nominaciones: en 2012 trabajó de nuevo con Terrence Malick en “El árbol de la vida” y fue nominado en la edición 84 de los premios de la Academia.

Se ganó por fin el Oscar con “Gravity”, de Alfonso Cuarón en la edición 86 de los Óscares que también fue el primer Oscar del director mexicano.

Cinefotógrafo
Lubezki tomando una selfie en el escenario de la edición 88 del Oscar, junto a Leonardo Di Caprio y Alejandro G. Iñárritu, tambipen ganadores de la estatuilla.
Foto: Kevin Winter/Getty Images

Para el año siguiente, se posicionó como el mejor cinefotógrafo de Hollywood (¿alguien se atrecerá a rebatirnos este asunto?) al ganar la presea por “Birdman”, obra de autor de Iñárritu en la 87 edición del Oscar.

En la edición 88, tanto Lubezki como Iñárritu hicieron el doblete por “The Revenant” o “El Renacido” y hasta le dieron su primer Oscar a Leonardo Di Caprio como actor protagónico, en un combo que enloqueció a todo México.

Para esta edición…

El Chivo Lubezki tiene tres Óscares y es el mexicano más ganador de la historia en esta ceremonia. Prieto va por su primera estatuilla en la edición 92, que se celebrará en el Kodak Theatre el 9 de febrero a las 19 horas hora del Centro de México.

También tenemos que apuntar que hay otra mexicana nominada para esta entrega, se trata de la diseñadora de vestuario Mayes C. Rubeo, por “Jojo Rabbit”, la farsa dirigida y protagonizada por Taika Watiti, ambientada en la Segunda Guerra Mundial.

Cinefotógrafo
Mayes C. Rubeo en los Costume Designers Guild Awards en 2018. Foto: Frederick M. Brown/Getty Images)

Se esperaba la mención del productor mexicano Gastón Pavlovich en la nominación de “El irlandés”, producción de Netflix, pero no fue colocado en la plantilla principal. Eso no nos agüita porque al final sabemos que hay talento y dinero mexicano en uno de los filmes de un maestro del cine y lo consideramos parte de los nominados y es parte del proyecto tanto como el resto.

Cinefotógrafo
Foto: Netflix

Ah, y claro, cuando nos conviene, hasta Lupita Nýongo es “mexicana”, aunque solo haya nacido aquí y se haya ido al primer año de edad… Ella está nominada por “Nosotros”.

¿Logrará Rodrigo Prieto su primer Oscar? Esperemos que sí.

Por Gabriella Morales-Casas

Tal vez quieras leer: No fue Yalitza: ella es la primera actriz indígena que la rompió en Hollywood

Del mismo autor: No solo Di Caprio… te contamos la vida de otros renacidos, pero con pasados oscuros en la historia

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.