Andy Warhol: la historia de homofobia que terminó en Arte Pop

Andy Warhol

Es el padre de un movimiento artístico y cultural, nunca negó su homosexualidad y es considerado un ícono para la comunidad LGBT+. Tuvo que recurrir a la autocensura para entrar al mundo del arte, pero Andy Warhol logró liberarse y liberar a otros.

Andy Warhol
Fuente: Andy Warhol by Jack Mitchell, Wikimedia Commons

De pequeño tuvo una enfermedad conocida como “baile de San Vito” que le provocó movimientos involuntarios, pigmentación anormal en la piel y un periodo de reposo en casa durante el cual se dedicó a dibujar, aprender sobre la farándula del momento y a escuchar la radio, años después, el pintor reconoció que fue un periodo clave para su creatividad.

Andy Warhol estudió arte comercial y en 1949 inició su carrera como ilustrador de revistas y publicista, pero también diseñó las portadas de algunos álbumes como la de la banda The Velvet Underground, que a mitad del siglo XX fue revolucionaria.

Andy Warhol
Fuente: The Velvet Underground and Nico, Andy Warhol, 1967

La autocensura de Andy Warhol

Durante la década de los 50 ganó popularidad y decidió llevar su arte a las galerías, pero las escenas abiertamente homosexuales que incluía su obra le costaron dificultades que lo llevaron a la autocensura. No sólo era rechazado en las galerías, también fue perseguido por el FBI, según la organización Lambda.

En los años 60 el tema de su obra fue muy diferente, comenzó a hacer una sátira del consumismo, pintó objetos populares descontextualizados de una forma en la que resaltó su lado banal y kitch, logrando crear toda una corriente artística que hoy conocemos como “pop-art”.

Tal vez te interese: Los murales de Diego Rivera que fueron dañados por la remodelación de la SEP

Entre sus piezas emblemáticas están los retratos de Elizabeth Taylor, Marilyn Monroe y las pinturas de latas de Sopa Campbell  y botellas de Coca-Cola. Las primeras son personas de la farándula y las segundas marcas, pero ambas fueron expuestas como objetos de consumo por el arte pop.

La liberación en “la fábrica”

En 1963, Warhol ya era muy conocido y el estigma por su homosexualidad se había disipado, entonces se sintió con la capacidad de abrir su emblemático estudio The Factoy, un lugar que fue visitados por drag queens, actores porno, músicos y pensadores que colaboraron con el pintor en varios proyectos.

The Factory era un palacio en el que los relegados de la sociedad buscaron un refugio para su creatividad, hasta que Valerie Solanas, decidió disparar tres veces sobre Warhol en venganza por no cumplir su promesa de producir su obra Up your Ass, como explica ABC.

Andy Warhol
Fuente Andy Warhol, 1967, Wikimedia Commons

Las lesiones que sufrió tras los disparos le generaron secuelas físicas y psicológicas que lo alejaron parcialmente del mundo del arte, pero en 1980 repuntó de nuevo con trabajos colaborativos con los neo-expresionistas Jean-Michel Basquiat, Julian Schnabel, entre otros.

Hoy en día su movimiento sigue vivo, es uno de los artistas más reconocidos de la cultura pop y siempre será un emblema para la comunidad LGBT+.

Tal vez quieras leer: La disputa entre Chavela Vargas y el ‘Indio’ Fernández que reveló la lesbofobia del actor

También te recomendamos: Salvador Novo: el hombre que dignificó la lucha LGBT a través de las letras

También puedes seguir nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter