A casi 20 años de su estreno, La filosofía zen en ‘The Fight Club’ que desconocías

Fight Club

En DeMemoria estamos dispuestos a romper la primera regla de Fight Club y asumiremos las consecuencias para hablar del lado zen de la película, uno de los ángulos menos discutidos en los 20 años que cumplió en 2019.

Fight Club
Fuente: Figth Club, 20th Century Fox, 1999

Muchos saben que esta es una pieza clave del cine de los noventa, no sólo por su calidad cinematográfica, sino porque se convirtió un referente obligado de los adolescentes y jóvenes de finales del siglo XX.

No sólo tapizó con pósters las paredes de miles de jóvenes noventeros, también logró romper las brechas generacionales al entrar en los anaqueles de aquello a lo que los exquisitos llaman “cine de culto”.

Fight Club
Fuente: Figth Club, 20th Century Fox, 1999

Ganó el mote debido al genio del director David Fincher, quien hizo una excelente adaptación de la novela de Chuk Palahniuk. Ambas obras mantienen una critica incisiva a la sociedad consumista de 1999 que no caducará mientras vivamos dentro de una sociedad capitalista.

A pesar de ser una cinta popular, pocos se detuvieron a buscar un sentido más allá del nihilismo, pero en 2016 el doctor José Ángel Ruiz Jiménez dio un giro de tuerca con su artículo El otro lado de la paz. Las lecciones zen de Fight Club.

Fight Club
Fuente: Figth Club, 20th Century Fox, 1999

En las culturas budistas, el término Zen hace referencia a la salud personal de una forma diferente a la que conocemos en occidente: incluye la introspección, el equilibrio de las energías internas y la búsqueda de la libertad plena.

La filosofía Zen en Fight Club

Tal vez te preguntes ¿cómo es que una película como Fight Club puede retratar este término? No te preocupes, el detalle pasó desapercibido por la mayoría de los críticos y analistas de cine así que estás en un excelente momento para enterarte.

Esta filosofía apoya que los individuos actúen por sí solos y espera que las soluciones a los problemas no vengan de los líderes sino de los ciudadanos comunes que creen en la importancia de marcar la diferencia y concede toda autoridad al individuo que debe auto enseñarse a vivir sin limitarse a las experiencias de otros.

Fight Club
Fuente: Figth Club, 20th Century Fox, 1999

El personaje dual de Tyler Durden y Jack tiene un desarrollo visible que pasa de la insensatez de la juventud a la madurez. Al inicio de la película Tyler y Jack representan un nihilismo inmaduro y negativo con actos destructivos sin sentido, una de sus frases lo deja muy claro:

Sentía ganas de meterle una bala entre los ojos a cualquier panda que se negara a follar para salvar su especie. Quería abrir las válvulas de descarga rápida de todos los petroleros y cubrir de crudo todas esas magnificas playas que yo jamás conocería. Quería respirar humo.

(Fincher, 1999)

A pesar del nihilismo, la filosofía zen aparece incluso antes de los créditos de inicio con una advertencia que dura menos de un segundo, es poco conocida, pero nos muestra el sentido de la película.

Fight Club
Fuente: Figth Club, 20th Century Fox, 1999

Aquí te dejamos la traducción, es importante que recibas la advertencia:

¿Te impresiona tanto la autoridad que concedes crédito y respeto a todos los que dicen ostentarla? ¿Lees todo lo que te dicen que leas? ¿Piensas todo lo que te dicen que pienses? ¿Compras todo lo que te dicen que necesitas? […] Basta ya de tantas compras y masturbaciones. Deja tu trabajo. Empieza a luchar. Demuestra que estás vivo. Si no reivindicas tu humanidad te convertirás en una estadística. Estás avisado.

El budismo y la filosofía zen aparecen encarnan en Tyler Durden, un hombre que recibe un gran golpe en la cara, toca fondo y se levanta consciente de que la violencia existe de que el individuo es parte de un todo y que no depende de sus posesiones.

No eres un bonito y único copo de nieve, eres la misma materia orgánica en descomposición que todo lo demás, todos somos parte del mismo montón de estiércol. […] No eres tu trabajo, no eres tu cuenta corriente, no eres el coche que tienes, no eres el contenido de tu cartera, no eres tus pantalones, eres la mierda cantante y danzante del mundo

(Fincher, 1999)

Como puedes ver Jack era el elemento nihilista mientras que Tyler era quien aportaba la filosofía zen. La muestra más clara de esto es que cuando se hizo evidente que Tyler era la consciencia desinhibida que había logrado todo cuanto deseaba, en ese momento fue necesario eliminarlo porque el último paso a la iluminación, es destruir al maestro, aunque en este caso fuera él mismo.

Tal vez quieras leer: El Joker: la transformación del villano a 50 años de su primera aparición en el cine

Síguenos en nuestrasredes sociales: FacebookInstagram y Twitter.