Cuando Gabriel García Márquez le dedicó su Premio Nobel a Latinoamérica

Gabriel García Márquez

En 2014 los homenajes en su nombre se extendieron por todo el mundo, cada sede de la literatura se vistió de negro y Latinoamérica se inundó en despedidas a Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez

‘El Gabo’ es considerado el padre del realismo mágico, un género literario latinoamericano que robó la atención de los lectores de todo el mundo por su capacidad de hacer de lo mágico algo verosimil.

Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura en 1982, pero su obra era tan valorada, que desde 1972 ya se rumoreaba en España que él podía ser el nuevo galardonado. Para entonces su obra Cien Años de Soledad, publicada por primera vez en 1967, ya había cumplido 5 años y tuvieron que pasar 10 años más para que se cumpliera el rumor.

Gabriel García Márquez

El discurso de Gabriel García Márquez en la ceremonia del Premio Nobel

Durante la recepción de su premio, El Gabo no hizo un agradecimiento a secas, su discurso duró poco más de 18 minutos y en él citó la misma magia del pasado que inspiró su literatura. Además nos demostró que, en ocasiones, la realidad va más allá de cualquier ficción y si existe el surrealismo definitivamente vive en América Latina.

Los hechos increíbles comienzan desde las primeras descripciones de las tierras americanas en tiempos de Magallanes y el funeral solemne que el dictador mexicano Antonio López de Santa Anna hizo a su propia pierna derecha, pero conforme avanza el discurso se vuelve una protesta política que aborda las diferentes dictaduras latinoamericanas, que tuvieron como factor común el genocidio y la crueldad.

Te puede interesar: Chilenas torturadas: una de las heridas más grandes de la dictadura

Entonces Gabriel García Márquez cedió su premio a la crudeza de la realidad latinoamericana, plena de “desdicha y belleza”, además aseguró que esta realidad hace que cualquier persona exceda los recursos comunes para hacer creíble su propia vida.

Finalmente, El Gabo no pidió que Europa fuera condescendiente con los latinoamericanos ni hizo una oda a la solidaridad con los oprimidos, pero dejó claro que América Latina tiene todo el derecho de exigir su autonomía y de dejar de vivir a merced de los más grandes dueños del mundo.

Si quieres ver el discurso completo, te dejamos el video aquí:

Tal vez quieras leer: Eduardo Galeano: el escritor que nos enseñó que los humanos estamos hechos de historias

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.