El circo en México: un legado de los extranjeros que se volvió parte de nuestra historia

El circo en México

El circo en México tiene una larga tradición en nuestro país, es una costumbre tan antigua que incluso hay registros desde la época prehispánica, estas prácticas se mezclaron con las de los maromeros y volatineros que llegaron de España durante la Colonia.

El circo en México
Fuente: vintage, Public Domine Pictures, Pixabay

Cada momento histórico trajo consigo cambios en el espectáculo circense, te invitamos a dar un paseo por algunos de los circos más emblemáticos de la historia, hasta las propuestas contemporáneas.

Los extranjeros que nos dejaron el circo en México

El primer circo (más parecido a lo que conocemos hoy en día) que llegó a la Ciudad de México fue la Compañía de Volantines La Romanita que en 1790 destacó por la participación de personas de múltiples nacionalidades, como lo menciona el artículo del historiador José Rebolledo El Circo en la Cultura Mexicana.

El circo en México
Fuente: snake, Kaz, Pixabay

A esta particular presentación le siguieron espectáculos cada vez más ingeniosos. En 1808 se presentó el Real Circo de Equitación, en 1831 apareció El Circo Ecuestre de Charles Green, y en 1941 los mexicanos conocieron el Circo Olímpico de José Soledad Aycardo.  En ellos participaron, europeos que eran gimnastas profesionales, personas sumamente fuertes, equilibristas o ilusionistas, payasos y titiriteros.

El circo en México
Fuente: circus, Kaz, Pixabay

El circo más grande de México

Durante la época revolucionaria surgió la compañía circense más grandes de nuestra historia, se llamaba Circo Teatro Carnaval Beas Modelo y su dueño era francisco Beas logró prosperar gracias al apoyo económico del General Pancho Villa. La empresa fue tan grande que el espectáculo iniciaba con el traslado de 35 vagones de ferrocarril en el que viajaban más de 400 personas.

El circo de mayor tradición

La familia Atayde inició su trabajo en 1879 y fue tan reconocido que su apellido se convirtió en sinónimo de circo. Los mexicanos lo guardaron como el más importante incluso después de haber pasado 20 años de gira por Latinoamérica.

Es cierto que hubo un momento en el que todo el mundo tenía su propio circo. Capulina, la Chilindrina y otros personajes de la cultura popular mexicana te invitaban a ver su espectáculo, pero ninguno le quitó un ápice de importancia al Atayde.

El circo en México: una nueva versión

En 2014, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, se aprobó la ley que prohibió el uso de animales en los circos, la noticia que llenó de alegría a animalistas y ecologistas fue un duro golpe para la industria, que tuvo que reinventarse.

Hoy podemos encontrar gran variedad en el circo en México, que esta vez centra el espectáculo en el talento humano e incluso se inspira en ese lado “raro” que siempre se les adjudicó por décadas a los integrantes del circo.

El circo en México
Fuente: Rocío Tenorio, DeMemoria, 2019

Una de esas expresiones alcanzó a México en California en 1993, se trata de Lagunitas Beer Circus, un espectáculo que logró retomar algunas expresiones del circo vintage y las fusionó con el gusto de los jóvenes contemporáneos.

La primera edición mexicana de Lagunitas Beer Circus

En su primera vez en México, Lagunitas Beer Circus no olvido ninguno de los elementos de su esencia, al mezclar la tradición del circo, el amor por la cerveza y el apoyo a los necesitados, que esta vez se destinó a la fundación Cambia un Destino, que se encarga de conseguir hogares para perros y gatos callejeros.

El circo en México
Fuente: Rocío Tenorio, DeMemoria, 2019

Entre las atracciones circenses los actos fueron de lo más variado: la comicidad de los clowns, los asombrosos movimientos de las contorsionistas y bailarinas aéreas, la demostración del hombre fuerte y hasta un show de fuego, hicieron de esa una noche inolvidable.

El circo en México
Fuente: Rocío Tenorio, DeMemoria, 2019

El cartel nos dio una combinación llena de excentricidades, fue estelarizado por la banda de Indie Rock Rey Pila, los roqueros de El Shirota, los extravagantes Asnos Cuerdos, las espectrales Ruido Rosa y la apertura estuvo en manos de Marching Band.

Lagunitas Beer Circus
Fuente: Asnos Cuerdos, Rocío Tenorio, DeMemoria, 2019

Sin duda, México sigue siendo una plataforma para el mundo del espectáculo que viene del extranjero y recibe especialmente bien a quienes saben combinar la tradición con las nuevas formas de apreciar la vida.

Tal vez quieras leer: Los sismos no saben de cultura: cines y teatros que el terremoto del 85 derrumbó

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.