Ni pactos satánicos ni brujas: este es el verdadero origen de Halloween

La noche de brujas es una celebración que poco a poco se va haciendo más común para los mexicanos, ahora celebramos tres días llenos de emociones encontradas y nos llenamos de nostalgia, diversión y melancolía. A pesar de su popularidad pocos saben el verdadero origen de Halloween, una fiesta cultural que evolucionó de un rito milenario digno de recordar.

origen de Halloween
Fuente: candle, Pexels, Pixabay

El origen de Halloween está asociado con las fiestas celtas en honor al fin del verano, una temporada en la que también se da el fin de la cosecha, a estos fenómenos se suma el cambio en la duración de los días, que se vuelven más cortos respecto a las noches en esta temporada, por lo que los antiguos celtas podían dedicar este periodo para almacenar las provisiones para el invierno.

origen de Halloween
Fuente Michi Nordlicht, harvest, Pixabay

Pero esta temporada no sólo tuvo una carga importante en el mundo de la agricultura, Como en otras culturas milenarias, el Shamhain estuvo envuelto de creencias sobrenaturales que fueron el gérmen que dio el origen de Halloween.

El día en que se acaba el verano e inicia el otoño se llamó Shamhain y no era un día cualquiera, para los celtas ésa era la única noche en el año en la que el mundo de los muertos se abría para dejar que los espíritus visitaran el mundo de los mortales (nada lejano a nuestras creencias sobre los primeros días de noviembre).

Tal vez te interese: Amamos el pan de muerto, pero ¿conoces su sangriento origen?

Hadas y dulces en el origen de Halloween

Los celtas solían dejar dulces fuera de sus hogares y encendían velas para iluminar el camino de las almas de los muertos que ese día peregrinaban hacia su descanso junto al Dios Sol que vivía en las tierras del verano. Este ritual es semejante al de los niños que piden dulces casa por casa disfrazados de algún espectro.

Pero no todo fueron dulces y velas, durante la época medieval los celtas creían que las cuevas en donde vivían las hadas se abrían en la noche de Shamhain y que los hombres podían contraer matrimonio con ellas o incluso entrar a su mundo, pero eran pocos quienes lo intentaban pues estos seres eran respetados y temidos.

El Shamhain se convirtió en Halloween después de la conversión (obligaría) de los pueblos paganos al cristianismo que supo demonizar, sin extinguir por completo, las tradiciones de los pueblos a los que dominó.

¿Y las calabazas?

Los antiguos celtas solían usar nabos ahuecados con velas encendidas en su interior como lamparas y tras la popularización del Shamhain la gente comenzó a usar calabazas y hoy son un emblema del Halloween.

origen de Halloween
Fuente: pumpkin, Pexels, Pixabay

Afortunadamente estas costumbres permanecen, con algunos cambios y cada vez son más populares. ¿Este año te vas a animarás a buscar un hada o seguirás con la tradición del “dulce o truco”?

Tal vez quieras leer: La receta original del pozole: un delito que no querrás cometer

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.