Rubén Blades: el activista que nos puso a bailar con su postura política

El panameño Rubén Blades es muy conocido por su enorme talento y también por uno de sus más grandes éxitos: ‘Pedro Navaja‘, que no por pertenecer al mundo de los bailes acalorados perdió calidad en la construcción de su relato. Además de dar valor a las letras, el artista supo llevar su ideología política a la pista de baile.

Rubén Blades
Fuente: Página oficial de Rubén Blades

Las canciones de Rubén Blades que nos dejan ver su postura política

Plantación adentro

La letra describe, nada menos, que el abuso de un mayoral contra un campesino; una verdad enterrada entre los plantíos de café y el resto de materias primas que los países latinoamericanos producen desde hace cientos de años.

“Camilo Manrique falleció
Por golpes que daba el mayoral
Y fue sepultado sin llorar ¡Ja!
Una cruz de palo y nada más”.

La verdad sobre el abuso contra los trabajadores del campo siempre fue minimizada por gobiernos que prefirieron cubrirla con el discurso del progreso, pero permanece ‘Plantación adentro‘.

GDBD

En ésta canción expone la decadencia del tercer mundo en el que la pobreza, la enfermedad y la miseria terminan con todo, incluso con la “magia del amor” que queda representada de forma ridícula en una toalla de Disneyland, la empresa que mejor ha sabido vender esa idea.

“Tu mujer abre los ojos, mira la hora, lo apaga..Se levanta, de su lado de la cama
Cada uno tiene su lado de la cama
Cada uno tiene su lado en todo”.

Desapariciones

Una letra desgarradora que narra una de las prácticas más dolorosas y típicas de las dictaduras latinoamericanas, la desaparición de actores incómodos, tomados a la fuerza entre el sonido de las quejas, los platos rotos y los “por dioses” que suplican no tener que preguntar:

“¿Adónde van los desaparecidos?
Busca en el agua y en los matorrales
¿Y por qué es que se desaparecen?
Porque no todos somos iguales”.

El padre Antonio y el monaguillo Andrés

Algo valioso en la narrativa de Rubén Blades es el peso que da a la humanización de sus personajes. No son un cura y un monaguillo, eran el hombre que creyó en el amor y la justicia y el pequeño que amaba el futbol.

“Antonio cayó, ostia en mano y sin saber por qué
Andrés se murió a su lado sin conocer a Pelé”.

País portátil

Como un homenaje a la frase “la verdad nos hará libres”, Rubén expone una realidad, que parece ser una enfermedad que cubre a toda América Latina y que provoca injusticias en todos sus países.

“Se vende un país portátil
que castiga al que es honrado
y a un pueblo auto condenado
por no aceptar la verdad”.

Rubén Blades también fue parte activa de la política que su país natal y sigue siendo crítico de la desigualdad como podemos ver en el texto ‘Por ellos’, publicado en su página oficial, donde aborda las dificultades que orillan a las personas a migrar de su país.

Tal vez quieras leer: La mamá del xenófobo más poderoso de EUA es inmigrante y no es la única en su familia

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter