Mafalda y feminismo: la niña que rompió con los estereotipos de la sociedad sesentera

tiras de Mafalda

El “pequeño monstruo” de Quino apareció por primera vez en 1964, entre la era de los hippies, el feminismo, la Guerra de Vietnam y las guerrillas latinoamericanas. Entre las tiras de Mafalda, encontramos críticas a las contradicciones de la sociedad que nos demuestran que la pequeña argentina sigue vigente a sus 55 años.

tiras de Mafalda

La pequeña Mafalda tiene cuatro años, pero sus actitudes y lenguaje desentonaban con la ternura infantil cada vez que, como una adolescente mostraba enojo, decía malas palabras y su rebeldía estaba más cerca de la de una adolescente, esa mezcla fue pieza clave en el desarrollo de su personaje.

El género y las generaciones en las tiras de Mafalda

El discurso de Mafalda podía ser antibélico o anticlasista y criticaba todo cuanto podía, pero sus principales discursos giraron en torno a los problemas generacionales y de género, como explica el artículo: Ese monstruito: Mafalda, generaciones y género en una construcción mítica. Estos elementos siguen siendo material de discusiones que van desde las familias y las aulas hasta las protestas sociales.

tiras de Mafalda

La primera disrupción de Quino en las tiras de Mafalda fue hacer de una niña su personaje principal. En un tiempo en el que a las mujeres se les ofrecían roles pasivos, delicados y sumisa, él hizo a una niña pequeña que es fuerte, contestataria y critica ferozmente a las autoridades del mundo.

A Mafalda no le gustaba jugar a tomar el té y le aburrían las muñecas, dos juegos que se solían destinar únicamente a las mujeres, pero no tenía ningún problema con jugar “a los balazos” con su amigo Felipe, claro dejando siempre una clara ironía respecto del belicismo en el mundo, porque rechazar el rol de género no era suficiente para ella.

tiras de Mafalda

Entonces (como ahora) las brechas generacionales implicaban la descalificación de los jóvenes que revalorizaron el mundo de formas inaceptables para los adultos que no podían aceptar la nueva visión del sexo y las formalidades sociales, Mafalda representaba los cuestionamientos de niños y jóvenes que generaban rechazo de los adultos.

Raquel, la mamá de Mafalda, representa el ideal de ama de casa contraído por la iglesia y el estado, pero los roles estaban cambiando y la imagen de mujeres independientes comenzó a ser cada vez más visible en los medios de comunicación. Las fisuras entre estas dos posturas fueron ampliamente retratadas por Quino.

tiras de Mafalda

Te puede interesar: Rugrats: la caricatura adelantada a su época que rompió con todos los estereotipos

Las tiras de Mafalda dejaron de publicarse en 1973, según Quino debido a que los tiempos habían cambiado, a pesar de que Mafalda pudo superar el silencio al que la confinó la dictadura argentina, esta vez su autor se encontró con una realidad que superaba sus acostumbradas ironías.

tiras de Mafalda

Sin embargo, las protestas continúan y muchas de sus denuncias no carecen de vigencia, una muestra es el libro Mafalda: Femenino Singular, que retomó las tiras en las que el pequeño monstruo de Quino se negó a seguir las normas asignadas a su rol y cuestionó a otras mujeres por aceptarlas.

Tal vez quieras leer: Rugrats: la caricatura feminista que rompió con los estereotipos de género 

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter