Ironías de la vida: el autor de ‘Sex drugs and rock and roll’ no fue un rockstar

Sex and drugs and rock and roll

La canción de Ian Dury “Sex and drugs and Rock and Roll”, es uno de los estandartes de la rebeldía que se mueve al ritmo del tres por cuatro y su actitud ante la vida fue inspiración de decenas de grupos que han renovado el sonido de los guitarrazos y batacazos.

La biografía de este personaje señala que nació el 12 de mayo de 1940 en la localidad británica de Essex, en sus años de infancia la poliomielitis fue un factor en su contra, pero nunca le impidió hacer de la música su forma de vida y de trascender.

Su total incursión en la música ocurre a principios de los setenta. Mientras el Rock se hacia extravagante y barroco con los santones del Progresivo y la Psicodelia se diluía en mitad de la guerra de Vietnam.

Sex and drugs and rock and roll
Foto Ian: Dury vía IMDB 2

Ian Dury adoptó un sonido más duro y directo, pero nunca dejó atrás las influencias del soul y de la comedia musical.“Kilburn and The High Roads”, fue su primera trinchera y su frente de batalla fueron los llamados pubs ingleses, en donde Ian Dury se fue curtiendo.

1975 y la explosión del Punk Rock fueron territorio propicio para que Mister Dury se hiciera leyenda. Los vientos habían cambiado y en el camino se habían quedado los “High Roads” para dar paso a una carrera como solista.

De esos años data la mancuerna con el guitarrista Chaz Jankel que permitió dar vida a “Sex and drugs and rock and roll” y “Wake up and let love with me”, esta última una dura parodia de su condición de discapacidad por las secuelas de la polio en una mano y una pierna.

1977 y los legendarios “Blockheads”, los mejores años, dirían los expertos. El sonido de Ian Dury se convirtió en inspiración del llamado New Wave, mientras los punks se envolvían en el velo contestatario del himno “Sex and drugs and rock and roll”.

Las reseñas de finales de los setenta señalan que Ian Dury era un portento en el escenario, Sus conciertos eran una puesta en escena con vestuarios de colores chillones, una voz influida por la comedia musical, un narrador escondido en la negrura del escenario y una banda que rebotaba entre el soul, el funk y ciertos tintes discotequeros.

Sex and drugs and rock and roll
Foto: Duryegg, vía Wikimedia Commons

El alcohol y las drogas fueron los demonios que siguieron la carrera del cantante y compositor, y el humor negro su principal defensa.

Buena parte de los ochenta y noventa transcurrieron entre discos poco trascendentes. La escena musical se había quedado con la leyenda de las canciones emblemáticas escritas por el músico británico y lo había encasillado en los tiempos del punk.

Sex and drugs and rock and roll
Foto: Ian Dury vía IMDB

La actuación y el cine fueron los nuevos nichos del histriónico Mister Dury, mientras se confirmaba que el cáncer ya lo afectaba y en marzo del año dos mil simplemente le ganó la batalla.

En varias entrevistas concedidas en los noventa, Ian Dury llegó a confesar que estuvo harto de su himno generacional, pero al final era un bálsamo para recordar el aire de rebeldía que lo inspiró a componerla.

Y en tono burlón dijo que si hubiera recibido una libra por cada vez que su frase “Sex and drugs and rock and roll”, fue usada por los siniestros personajes de la escena musical, su fortuna sería inconmensurable.

 

Tal vez quieras leer: No fue Yoko Ono: esta fue la declaración que casi le cuesta la carrera a The Beatles

Visita nuestro perfil en Instagram.