Los libros con los que la Iglesia espantó a tu abuelita y hoy consigues en cualquier lado

Ciertos libros no han caído del todo bien en las altas esferas del clero. Algunos han sido censurados por considerar que van en contra sus dogmas religiosos y la fe y moral de sus fieles. Por eso se elaboró un índice de libros prohibidos por la Iglesia católica a los cuales ningún fiel debía acceder.

El Índice de libros prohibidos por la Iglesia

El catálogo que prohíbe a los católicos acercarse a ciertos textos se llamó ‘Index librorum prohibitorum’ y fue creado a mediados del siglo XVI. Con este índice la Iglesia católica buscaba hacer presión para que textos que podían atentar en contra su sistema de creencias no llegaran tan fácilmente al público.

Foto: Índice de libros prohibidos, 1569

Este esfuerzo se intensificó cuando la imprenta inventada por Gutenberg permitió aumentar el número de reproducciones. Así se buscaba tener un control desde su reproducción hasta su distribución y, al mismo tiempo, no afectar sus intereses.

Para desincentivar la lectura, reproducción y distribución de esos libros la Iglesia castigaba a sus fieles. Si te salía barato te excomulgaban, si no, lo que te esperaba era la tortura y hasta la muerte.

Foto: Índice de libros prohibidos por la Iglesia, 1711

Algunos libros y autores prohibidos que destacan

Martín Lutero

Es casi obvio que los textos de Martín Lutero iban a estar prohibidos, vamos, el reformista alemán dividió al catolicismo. Lutero inició un movimiento conocido como la Reforma protestante, que terminó por crear varias religiones que se agrupan bajo el protestantismo.

Foto: Torsten Schleese vía Creative Commons

Giordano Bruno

Bruno fue un miembro de la orden de los dominicos cuyos razonamientos y teorías teológicas lo llevaron a ser condenado a morir en la hoguera, sí, quemado vivo. La Inquisición romana lo encontró culpable de herejía y todo escrito del monje fue prohibido. A la Iglesia no le gustó que Bruno dijera que el Sol era sólo una estrella más.

Nicolas Copérnico

Seguro te acuerdas de él por tus clases de geografía en la secundaria. Copérnico fue quien postuló el modelo heliocéntrico del universo. En su modelo el Sol estaba al centro de todo y la tierra giraba a su alrededor. Esto contradecía la idea de la Iglesia que creía que el hombre estaba hecho a imagen y semejanza de Dios, por lo que tenía que estar al centro de todo.

Foto: J. Donvil vía Creative Commons

‘Los miserables’ de Víctor Hugo

Esta genialidad de la literatura formó parte del Índice de libros prohibidos por la Iglesia católica hasta 1959. A los clérigos de ese entonces no les había gustado cómo Víctor Hugo abordó el tema de Dios y de la Iglesia en las páginas de su novela, sólo porque no se adecuó a la visión ortodoxa que se tenía de Dios.

Foto:
Émile Bayard vía Creative Commons

‘Justine’ y ‘Juliette’ del Marqués de Sade

Si has leído algún libro del Marqués de Sade no te sorprenderá en lo más mínimo que sus libros hayan sido censurados por la Iglesia. Sus temáticas siempre provocadoras y las acciones de sus personajes lo llevaron a ser considera un inmoral.

Foto: Ωριγένης ´vía Creative Commons

En las páginas de ‘Justine’ y en las de ‘Juliette’ Sade retrata escenarios llenos de perversiones sexuales y pone en cuestión las ventajas de llevar una vida religiosa.

El fin del Índice de libros prohibidos por la Iglesia

El Índice de libros prohibidos por la Iglesia fue enorme, pero llegó a su fin a mediados de los años 60. El papa Paulo VI reorganizó al Santo Ofició y dejó al Índice sin competencias, seguía siendo una brújula moral, pero ya no tenía un valor penal.

Foto:
Lothar Wolleh vía Creative Commons

Atrás quedaron los tiempos donde se censuro las obras de otros tantos como Rousseau, Diderot, Voltaire, Descartes, Hume, Balzac, Hobbes, Bergson, Kant y hasta Sartre y Simone de Beauvoir. Otros ni siquiera se contempló prohibirlos, en definitiva estaban condenados, como Nietzsche, Schopenhauer y Marx.

También te recomendamos: Sor Juana Inés de la Cruz: la vida de una mujer que nació para romper las reglas 

Visita nuestro perfil en Instagram.