Vimos Joker y es el drama vintage que necesitas en tu vida

Joker

La expectativa terminó. Joker, la nueva cinta de Todd Phillips, llega a las salas de cine del mundo y con ella el origen del que probablemente sea el villano más sanguinario de los cómics. Con varias interpretaciones previas la pregunta es ¿puede esta nueva versión del enemigo número uno de Gotham City superar a sus antecesores? Nosotros ya la vimos, y esto es lo que pensamos de la película que podría salvar la mala (y prácticamente eterna) mala racha de DC en el cine.

Antaño

El filme está ambientado varias décadas atrás, en eso que muchas veces llaman “los buenos y viejos tiempos”, pero Joker rompe con el romantizado concepto que las personas mayores tienen de sus años de juventud y muestra al mundo como siempre ha sido: un lugar en donde hay gente buena y mala, crimen, pobreza, intolerancia a quien es diferente y políticos con una agenda que poco tiene que ver con entender y ayudar a quienes deben servir. Joker demuestra que los buenos tiempos de antaño en realidad no son mejores ni peores.

Tal vez quieras leer: El nuevo Joker: un vistazo a sus orígenes para entender el personaje

De dolor y locura

El cine nos ha dado a más de un Joker. Cada uno de ellos tuvo un estilo diferente al anterior: Jack Nicholson fue el mafioso clásico que busca poder y dinero. Heath Ledger el psicópata cuya motivación, en palabras del mayordomo más fiel del mundo, es “ver el mundo arder”. Jared Leto… una interpretación ridícula que no vale la pena explorar.
Ninguno es igual al anterior, y la versión de Joaquin Phoenix no es la excepción. El nuevo Joker es un villano nacido del dolor y la locura. A su personaje le da forma la opresión y la indiferencia de un mundo que no comprende ni quiere comprender las enfermedades mentales, la pobreza y la desigualdad. Todd Phillips no presenta al criminal que desea serlo para consumarse como un hombre poderoso y rico, en su lugar nos brinda a Arthur Fleck, un hombrecillo que más que temor inspira lástima, cuya motivación es sobrevivir a su propia miseria.

La sociedad corrompe

El escritor y filósofo Jean-Jacques Rousseau afirmaba que los humanos son buenos por naturaleza, pero es la sociedad quien los corrompe. De estar vivo, seguramente le encantaría el filme. Si algo entendemos casi desde el comienzo de la película, es que Arthur Fleck es un hombre sensible que sólo aspira a cuidar de su madre, tener un empleo y librar las crisis que su padecimiento mental le provoca (sí, al fin tenemos un Joker clínicamente enfermo). Poco a poco serán las mismas personas que lo rodean quienes lo lleven a un punto de quiebre, que demostrará que Fleck habría sido más feliz viviendo como un buen salvaje, y no rodeado de la sociedad que lo considera inferior sin causa válida.

Joker
Fuente: Fotogramas

La muerte no hace mejor persona a nadie

Por si la discriminación, la violencia hacia los menos favorecidos y las enfermedades mentales no fueran suficientes para romper con la usual imagen que tienes del peor enemigo de Batman, las acciones de Thomas Wayne, padre de Bruce, cambiarán la perspectiva que tienes sobre la familia más rica de Gotham. La conducta y declaraciones de Thomas Wayne no hacen más que enfatizar la importancia de la conciencia de clase, la empatía y la necesidad de sensibilizarse sobre la pobreza y la falta de oportunidades. Si hasta ahora considerabas a Wayne un hombre bueno e intachable, con Joker lo pensarás dos veces. La muerte no hace mejor persona a nadie, y el homicidio de Wayne no debería cambiar eso.

Actual

Como mencionamos al comienzo, el filme se desarrolla décadas atrás, sin embargo las problemáticas son actuales y las preocupaciones de los personajes aún están presentes en nuestras vidas. Intolerancia, delincuencia, falta de oportunidades y “el pobre es pobre porque quiere” están presentes en todo el filme, haciendo que te olvides por completo de estar viendo una cinta perteneciente al universo DC y te concentres en las problemáticas sociales que al igual que a ti, golpean a Arthur Fleck. 

¿Vale la pena verla?

Completamente. Si no eres fanático de los superhéroes ni del salvador de Ciudad Gótica, ten por seguro que aún así verás un filme que te mantendrá atento segundo a segundo a lo que sucede. Sin conocimiento de los cómics o películas de Batman, entenderás´y disfrutarás de una película sobre las injusticias que obligan a un hombre a buscar su dignidad y lugar en el mundo.

Si por el contrario, amas los cómics y sus adaptaciones a la pantalla, gozarás de múltiples referencias a estos, que te harán emocionarte y preguntarte si en verdad Joker debería ser una película única o integrarse a los nuevos filmes en los que Robert Pattinson dará vida a Batman.

Quizá ocho minutos de ovación de pie sean un poco exagerados para cualquier película, pero definitivamente Joker los merece tanto como ser considerada para la próxima entrega de los premios Oscar.

Tal vez quieras leer: El Joker: la transformación del villano a 50 años de su primera aparición en el cine

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.