Además de Eva y María: la mujer libre que quedó fuera del mito

lilith

Desde la conquista, hemos configurado nuestra idea del bien y el mal a partir del catolicismo, incluso existen dos figuras femeninas que representan esta dicotomía: Eva y María. A ellas se suma, Lilith, una mujer de la tradición hebrea que apareció antes que ambas, pero fue demasiado libre para habitar el Edén y lo sigue siendo al grado de no figurar en el creacionismo católico.

lilith
Fuente: Lilith, John Collier, 1892

En nacimiento y la caída de Lilith

Según algunas interpretaciones del mito, Adán fue creado a base de arena, Dios lo hizo a su imagen y semejanza, pero al parecer no fue el único, Dios también la hizo a ella, una mujer que surgió de la misma arena y también estaba dotada con el soplo divino.

Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó

Fuente: La creación de Adán, Miguel Ángel, 1511

El conflicto

Juntos habitaban el edén en igualdad de condiciones, pero Adán y Lilith tuvieron problemas “maritales” cuando ella no quiso someterse y se negó a tomar una postura inferior, incluso durante el acto sexual. Cuando él intento someterla, ella pronunció el nombre de Dios y pudo elevarse y escapar fuera del Edén.

via GIPHY

La demonización del goce femenino

Cuando Lilith pudo escapar no adoptó un rol de víctima, al contrario, según la tradición judía ella se entregó a la lujuria junto a los demonios que habitaban el mar rojo y cuando los ángeles Snvi, Snsvi y Smnglof fueron por ella, se negó a volver al lado de Adán. A ella nadie le tuvo que decir “amiga date cuenta”.

Te recomendamos: Mafalda y feminismo: la niña que rompió con los estereotipos de la sociedad sesentera

Pero su historia de libertad no tiene un final feliz. Dios decidió maldecir a Lilith con la muerte de 100 de sus hijos por cada día.

lilith
Fuente: Lady Lilith, Dante Gabriel Rossetti

La historia ha hecho muchas representaciones de ella y algunas de las tradiciones judías siguen estando vinculadas con este personaje mitológico que para algunos sigue representando la maldad femenina y para otros representa la libertad perdida de todas las mujeres.

Por Rocío Tenorio

Tal vez quieras leer: ¿Pedían por favor sus derechos? Así eran las feministas de antes

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.