Led Zeppelin IV, más allá de “Stairway to heaven”

led zeppelin

El legado para la historia. Uno de esas grabaciones memorables y atesorables. El estilo en pleno. Led Zeppelin en el momento cumbre. Uno de los mejores de todos los tiempos. Estas pueden ser las frases hechas para hablar de lo que fue la cuarta entrega del sonido del Zeppelin que estuvo envuelto en el misterio y que dejó para la memoria un himno generacional. Se cumplen 48 años del Led Zeppelin IV y es menester hablar de ello.

Led Zeppelin IV, más allá de “Stairway to heaven”

Led Zeppelin IV
Fuente: Led Zeppelin, The Song Remain the Same, Swang Song, 1976, IMDB

En respuesta a la oleada de reclamos y críticas por la falta de punch en el Led Zeppelin III, los cuatro responsables de la banda británica decidieron enclaustarse en la campiña para perpetrar su próxima grabación.

Led Zeppelin IV
Fuente: Led Zeppelin, The Song Remain the Same, Swang Song, 1976, IMDB

El resultado fueron cerca de 40 minutos que resultan memorables y van más allá de la multipublicitada Starway to Heaven. Desde la primera rola Black Dog, quedó muy en claro que el misterioso disco estaba condenado a convertirse en un clásico.

Led Zeppelin IV
Fuente: Led Zeppelin, The Song Remain the Same, Swang Song, 1976, IMDB

En el acetato se dieron cita viejos acordes de blues, la potencia vocal de Robert Plant, la capacidad de John Paul Jones para hacer brillar cualquier instrumento, el Sr. Page en plena forma y el inenarrable John Boham arremetiendo desde su batería para dejarnos la impecable pesadez de When The Levee Breaks.

Led Zeppelin IV, el ocultismo al compás del cuatro por cuatro

Led Zeppelin IV
Fuente: Led Zeppelin IV, Atlantic Records, 1971

El otro lado del Led Zeppelin IV fue el misterio y el ocultismo al que era tan aficionado Jimmy Page y para muestra la portada y los cuatro símbolos que fueron colocados en el lomo del empaque del acetato.

El viejito con el hato de leña en la espalda fue elegido por Plant y Page, y sobre los signos se llegó a decir que representaban a cada uno de los músicos, pero la verdad sigue sin aclararse.

Led Zeppelin IV
Fuente: Led Zeppelin, The Song Remain the Same, Swang Song, 1976, IMDB

La grabación fue todo un éxito en ventas. Se calcula que se han vendido más de 30 millones de copias, muy cerca del mítico Dark Side of the Moon, de Pink Floyd y la revista The Rolling Stone lo mantiene en la honrosa lista de los 100 mejores discos de todos los tiempos.

En resumen, 40 minutos redondos, impecables y dignos de ser escuchados a la menor provocación. Para el legado, el tono generacional de Stairway to heaven, la mandolina que recrea los bosques más profundos de la campiña y la bateria de Bonham retumbando en los bafles.

Te gustaría leer: “Donde los principios se acaban”: así fue la cobertura del Festival de Avándaro

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.