La revolución en telefonía móvil: iPhone

iPhone

“Renovarse o morir” es un principio válido para el mundo de los negocios. Así lo entendió Steve Jobs, emprendedor, cofundador de Apple y un genio cuya vida ha inspirado películas y ha llenado páginas de libros y, por supuesto, el genio detrás del iPhone.

Hoy en día es de lo más común leer o escuchar sobre los adelantos de los dispositivos móviles, particularmente del iPhone: no terminamos de contemplar un celular recientemente adquirido cuando un nuevo modelo con mejor cámara, con mayor capacidad de memoria interna o con cualquier otra novedad es lanzado al mercado para su consumo.

Así es el mundo: la tecnología da pasos agigantados y corremos el riesgo de quedarnos atrás. Pero si sólo fuéramos hacia adelante seríamos especialistas en olvidar. En otras palabras: no se trata de empantanarse, sino de mirar hacia atrás de vez en cuándo para recordar de dónde venimos. En De Memoria hacemos periodismo que no olvida y es por eso que volteamos al pasado para rememorar la presentación del primer iPhone de la historia.

Fue el 9 de enero de 2007 en San Francisco, California, cuando Steve Jobs, haciendo gala de sus habilidades oratorias, mostró al mundo un producto revolucionario al que bautizó como iPhone, esto por contar con 3 características: un iPod con pantalla grande y controles touch, un teléfono móvil y un dispositivo de comunicación de internet avanzado. iPhone = iPod + Phone + internet.

Dado que, a juicio de Jobs, en aquel entonces los celulares no eran tan inteligentes ni tan fáciles de usar, él se propuso dar un salto de rana reinventando el teléfono con el dispositivo móvil más inteligente que hubiera existido y súper fácil de usar. Así fue como nació el iPhone.

 

La primera generación de este dispositivo, que en nuestros días sería considerado una pieza de museo, contaba con pantalla táctil, cámara de 2 MP y una primera versión del sistema operativo iOS.

Aunque no tenía app store, por lo que los consumidores debían conformarse con las aplicaciones preinstaladas, al momento de navegar por internet se podía hacer zoom pellizcando la pantalla, lo cual fue innovador en aquella época. ¿Te acuerdas?

Te invitamos a conocer un poco más acerca de Las mejores películas de Mel Gibson.

Visita nuestro perfil en Instagram.