No sólo es el ‘Huapango’: las obras de Moncayo que pocos conocen

Todo el mundo conoce el ‘Huapango’ de Moncayo. ¿Sí o no? Las mejores orquestas del mundo lo han interpretado, por años fue la cortinilla del programa radiofónico La Hora Nacional e incluso ha salido en comerciales de cerveza.

Su fama es tan grande que hasta la fecha es considerado el segundo Himno Nacional. Sin embargo, muchos mexicanos ignoramos que el legado del compositor tapatío es mucho más que sólo una pieza. Por tal motivo, te compartimos algunas de sus obras más representativas.

‘Amatzinac’

Ésta es una de las piezas de juventud de Moncayo. Está inspirada precisamente en Amatzinac, un río localizado en el estado de Morelos.

‘Llano alegre’

Data de 1942 y aunque es una de sus obras más alegres y coloridas, también es una de las más olvidadas.

‘Homenaje a Cervantes’

Fue estrenada en 1947 en el Palacio de Bellas Artes junto con la obra homónima de su amigo y paisano Blas Galindo.

‘La mulata de Córdoba’

Se trata de una ópera en un acto con tres escenas y cuyos libretistas son Xavier Villaurrutia y Agustín Lazo. Está inspirada en la ya conocida leyenda colonial. Por tratarse de una obra con una duración aproximada de una hora, solamente compartimos la obertura.

‘Muros verdes’

Según Rodrigo Sierra Moncayo, hay una carta que da testimonio de que José Pablo Moncayo compuso esta obra pianística para su esposa.

A casi 60 años de su partida, no está de más recordar que José Pablo Moncayo García (1912-1958) fue discípulo de Carlos Chávez, que se vio en la necesidad de tocar como pianista en cafés para contribuir a la economía familiar y que sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Una última aclaración: Su nombre es José Pablo Moncayo, no Juan Pablo Moncayo como muchos le dicen erróneamente.

También te recomendamos: Bugs Bunny te enseñó más de música clásica que tus clases de flauta y tenemos pruebas

Visita nuestro perfil en Instagram.