Las parejas tóxicas del mundo del rock que confundimos con amor verdadero

Lindsay Brice vía Getty Images

A veces no elegimos muy bien a los íconos que tomamos para idealizar a nuestras parejas. Romantizamos demás relaciones que se convierten en auténticos tormentos y luego replicamos esos modelos en nosotros mismos. En el mundo del rock esa historia se ha repetido con varias parejas tóxicas.

John Lennon y Yoko Ono, el ícono de las parejas tóxicas

No pondremos en entredicho que la popular pareja que formaron Yoko Ono y John Lennon no se hayan amado. Tampoco afirmaremos que ella fue la responsable de la separación de The Beatles. Lo cierto es que la relación siempre rodeo de polémica, incluso la misma Yoko Ono llegó a comentar que el estar junto a John arruinó la carrera de ambos.

Sid Vicious y Nancy Spungen

La relación que sostuvieron por casi un año la pareja conformada por el bajista de Sex Pistols, Sid Vicious, y la groupie Nancy Spungen para algunos merece una interpretación shakesperiana del amor romántico, pero la realidad es que esa idea cuesta vidas.

Tras verse enrolados en una espiral de consumo de drogas que terminó por disolver a los Sex Pistols, Sid Vicious y Nancy se fueron a vivir a la habitación 100 del Hotel Chelsea en Nueva York. Ahí la mañana del 12 de octubre de 1978 Nancy fue hallada muerta y el principal sospechoso fue Sid.

Diferentes teorías rondaron el caso, lo cierto es que nunca se castigó a nadie del crimen, incluso algunos hablan de que Sid y Nancy tuvieron un pacto suicida que acabó con sus vidas. Un excelente ejemplo de parejas tóxicas.

Madonna y Sean Penn

Lo sabemos, ni Madonna ni Sean pertenecen al mundo del rock, aunque la actitud de Madonna es más rockera que la de muchos. Esta pareja atrajo los reflectores cuando en 1985 contrajeron matrimonio. El día de su boda día Sean amenazó con un arma a los fotógrafos. Alguien le tuvo que decir a Madonna: “amika date cuenta”.

Kurt Cobain y Courtney Love

Kurt y Courtney repitieron el mismo patrón que tantas otras parejas tóxicas. Hay poco que recuperar como ejemplo de su relación. Comenzaron a ser pareja a finales de 1991 y ahí empezó su historia de drogas y problemas. La pareja contrajo matrimonio en 1992 y meses más tarde nació la pequeña Frances Bean Cobain.

El consumo de drogas llevó a la pareja a perder la custodia de Frances. Fue sólo cuando se sometieron a rehabilitación que pudieron recuperar a su hija. Cobain nunca logro recuperarse de sus adicciones y problemas emocionales. Tras varios problemas el líder de Nirvana intentó suicidarse sin lograrlo. Finalmente se quitó la vida a los 27 años.

Amy Winehouse y Blake Fielder-Civil

A comienzos de los años 2000 Amy resalto como una de las más famosas cantantes británicas. Al tiempo conoció a Blake Fielder-Civil iniciando así un romance tóxico que terminó por hundir a la cantante en una espiral de abuso de drogas y alcohol. Incluso Blake ha declarado que él fue el culpable de llevar a Amy al mundo de la heroína.

Aunque en 2009 Amy comenzó una nueva relación y comenzó a mejorar en su estado de salud, el fantasma de Blake la persiguió hasta que finalmente perdió la vida a los 27 años tras una sobredosis de alcohol. Algunos tratan de hacer ver esta historia como una más de amor, minimizando lo que significa que alguien pierda la vida.

Gloria Trevi y Sergio Andrade

Sí, no hace falta que lo digas, Gloria Trevi con todo y su actitud no fue ni será nunca una cantante de rock. Pero la relación que sostuvo con Sergio Andrade es el perfecto ejemplo de parejas tóxicas que no debemos seguir replicando. La pareja no sólo tuvo una relación auto destructiva, Gloria tuvo que pasar varios años en la cárcel por abuso sexual y corrupción de menores.

En fin, sólo pongamos atención de con quién nos relacionamos y cómo lo hacemos ¿Verdad Paulina Rubio y Colate?

También te recomendamos: Bob Marley más allá de la marihuana: los motivos que lo hicieron leyenda

Visita nuestro perfil en Instagram.