¿Estamos tan vigilados como pensó Orwell? Las predicciones de 1984 que se hicieron realidad

predicciones de 1984

La novela 1984 es una breve y oscura historia que retrató un posible futuro donde el hombre es controlado en todo aspecto de su vida por un “Gran Hermano”. El mundo que planteó Orwell en 1984 cada vez nos parece más cercano. Por eso es importante observar cuales de las predicciones de 1984 se hicieron realidad.

El contexto de 1984

1984 fue publicada apenas cuatro años después de que terminó la Segunda Guerra Mundial, el 8 de junio de 1949. La era de los totalitarismos de ultraderecha había terminado, pero el mundo se polarizó. Quedó el primer mundo capitalista por excelencia, el segundo con la vanguardia socialista.

predicciones de 1984

Ese era el escenario que veía el inglés. Desde ahí partió para narrarnos los peligros de continuar alimentando bestias totalitarias. Se creyó que la crítica era directamente sobre las prácticas que durante su tiempo de vida desarrollaba el socialismo, pero hoy nos podemos dar cuenta que iba más allá.

¿Qué que se pensó en 1984 de la novela de Orwell?

Según una encuesta Louis Harris que publicó el periódico Unomásuno en Estados Unidos, la mayoría del público creía que la sociedad Norteamérica creía estar cerca de la distopía planteada por Orwell, para ser exacto el 69 % de los estadounidenses encuestados así lo creía.

Se aceptaba que las predicciones de 1984 se habían quedado un poco grandes, pero que todo parecía indicar que en realidad caminábamos hacia una sociedad más vigilada y controlada por distintos poderes, tanto el político como el comercial-económico.

También se creía que este control sería potencializado con las computadoras. Ya viéndolos a la distancia no estaban para anda equivocados. Se veía que la privacidad se perdía cada vez más en aras de mantener la paz y la seguridad. ¿No te suena familiar?

En México, Jorge Hernández Campos señalaba que los ciudadanos mexicanos no contaban con ningún escudo eficaz ante el abuso de poder de las autoridades. Hechos como la masacre de Tlatelolco y el Jueves de Corpus había sido tolerados por la sociedad sin que se castigara a nadie, es más, sin que se supiera el nombre de las víctimas.

Para el resto del mundo no había sido muy distinto. Los totalitarismos como el que Orwell retrató tomaban formas cada vez más parecidas en Latinoamérica, con las dictaduras en Chila, Argentina o nicaragua, donde Estados Unidos tomó un papel significativo.

Quizá te interese: Juan Rulfo más allá de ‘Pedro Páramo’: su desconocida faceta como fotógrafo

Las predicciones de 1984 que estamos viviendo hoy

Es difícil observar predicciones tal cual, pero sí podemos encontrar similitudes entre la sociedad orwelliana y la nuestra, a 70 años de la publicación de 1984.

El control del individuo

El protagonista Winston Smith es un empleado, así como tú, en el llamado Ministerio de la Verdad. En esta institución se encarga de rescribir la historia, o mejor dicho, adaptarla a las necesidades del Gran Hermano. Smith adecua la historia para que el pasado coincida con el presente y el futuro, algo así como las Fake News.

El Gran Hermano es el encargado de operar todo el control a través de diversos ministerios, como el del Amor, la Paz, la Abundancia y la Verdad. Este sistema de control tiene dos fuentes primordiales: la vigilancia y el manejo de la información.

El manejo de la información

El Gran Hermano lo ve todo y lo sabe todo. Reacciona en todo momento en respuesta a lo que ve y sabe. Provoca en la sociedad una respuesta emocional. En la actualidad existe algo muy similar, las redes sociales. Lo ven todo y lo saben todo, te ofrecen todo lo que necesitas o buscas incluso “predicen” tus preferencias.

No es otra osa sino el llamado Big Data.

Este manejo de información es utilizado por el Gran Hermano para mantener el orden político. Algo muy parecido a lo que hacen los actuales gobiernos. Para muestra tenemos a Trump y su uso de Internet para ganar las elecciones a través de un discurso que apeló a las emociones de ciudadanos de cierta edad y ciertas preferencias.

Pero no es algo que se limite a los políticos, sino que también abarca ámbitos religiosos, comerciales y hasta culturales. Incluso nos enseña a juzgar y buscar siempre un enemigo. Quien haya tenido Twitter o Facebook sabe que esto es una realidad.

Miles de ojos te ven

Esta es una de las más acertadas predicciones de 1984. El Gran Hermano se va materializando poco a poco, por ejemplo, en la ciudad de México miles de cámaras vigilan la seguridad de los ciudadanos. Pero también vigilan lo que cada uno de nosotros hace, en que carro subes, a dónde entras, lo que compras, con quién vas, todo.

Y ojalá sólo fueran las cámaras del gobierno, están en todos lados.

El Lenguaje

El lenguaje es otra parte primordial. La autoridad del gran hermano controla el lenguaje para alejarlo o llevarlo más allá de la realidad según sea necesario.

A través de la lengua el Gran Hermano dicta lo que es verdad o lo que es válido. Hoy en día el lenguaje se usa como una forma de visibiliza cosas que antes no veíamos, y nos hace sentido hacerlo, el peligro aquí es que al moverse hacia el sentido que le queremos dar oculte otra realidad.

También te recomendamos: Las pintoras surrealistas que sólo el país más surrealista pudo dar

Visita nuestro perfil en Instagram.