Ramones en México: la vez que Pantitlán se convirtió en un barrio más de Nueva York

Ramones visitó México

Hoy en día nos sobran festivales de música y hay para todos los gustos. La electrónica, el pop, el rock, el metal y hasta el punk se ha hecho de buenos espacios. Pero el camino no fue fácil, inició con legendarias bandas como la vez que la banda punk, Ramones, visitó México.

La vez que Ramones visitó México

Cuando Ramones visitó México sólo un par de grandes bandas punks internacionales habían venido hasta estas tierras. La primera de ellas fue La Polla Records, una banda originaria del País Vasco en España. Se presentaron en el Ex Balneario Olímpico de Pantitlán en 1990. Un evento que sólo se puede describir con una palabra: épico.

Un año después llegaron otros españoles, Eskorbuto teniendo dos fechas en el mismo recinto, el Ex Balneario. El único espacio medianamente acondicionado para recibir a tanto chavo con ganas de bailar en el más alocado slam.

En 1992 se levantó una enorme expectativa por la llegada de los norteamericanos a la Ciudad de México. Toda la escena punk mexicana quedó maravillada cuando las pintas en las bardas empezaron a anunciar que Ramones visitaría México.

Era la primera banda punk con fama mundial y pionera de la escena en Norteamérica que llegaba a México. Su éxito comercial sólo se podía comparar al de otras bandas inglesas como The Clash o Sex Pistols.

La cita tuvo lugar en el Ex Balneario Olímpico. Se ofrecieron dos fechas: el 26 y 27 de septiembre. La vista tuvo lugar dentro de una gira que se ofreció por Latinoamérica, donde pasaron por Chile, Argentina, Brasil y terminaron en México.

Quizá te pueda interesar: 450 pesitos por ver a los Pixies e Interpol: así fue la primera edición del Corona Capital

Los por menores de las tocadas punks de los Ramones

En esta ocasión el concierto se llevó a cabo con más calma, diferenciándose de las presentaciones previas de los españoles. Ya se tenía más experiencia controlando a tanto punk.

El acceso costó unos 60 mil pesos de esos años previos a la devaluación. Lo que hoy serían sólo 60 pesos… y eso para quienes los pagaron, ya que desde antaño se acostumbraba a hacer el “portazo” o entrar con una cooperación.

Foto: Plismo vía Creative Commons

Desde temprano los jóvenes punks se dieron cita en las inmediaciones del Ex Balneario. En el ambiente se respiraba un cierto aire de expectativa ante el primer ‘Hey Ho, let’s go!’ que fácilmente se confundía con olor a marihuana y alcohol.

Ambas tocadas iniciaron con ‘Durango 95’ y le siguieron otros 30 invaluables temas como ‘Psycho Therapy’, ‘Rock ‘N’ Roll High School’, ‘Today Your Love, Tomorrow the World’, ‘Pinheaad’ y ‘Beat on the brat’.

Como se acostumbraba en el Ex Balneario, las gotas de sudor condensadas cayeron sin dar tregua a los presentes. Más allá de las eventualidades propias de cualquier evento punk, aquellos conciertos hicieron de Pantitlán un nuevo barrio neoyorkino.

Ramones dejaron el país encantados con el recibimiento y buen ambiente de los punks mexicanos. Tanto así que al año siguiente regresaron, pero su primera presentación pasó a la historia como la mejor, la más caótica y enardecida vez que Ramones visitó México.

También te recomendamos: Los primeros 30 años de Café Tacvba: una historia que se cuenta en épicos momentos

Visita nuestro perfil en Instagram.