Estamos de Vuelta

0
2
Vuelta

La portada del primer número de la revista independiente Vuelta, de Octavio Paz, misma que vería la luz en diciembre de 1976, anunciaba:

“ESTAMOS DE VUELTA”

Se trataba de la culminación a 45 años de dedicación editorial a lo largo de la vida del poeta, y que no encontraría su final sino hasta el día de su muerte.

Nieto e hijo de editores, Paz creció con la pluma y el papel cosidos al corazón, con la vocación literaria innata de quien fomenta para sí y para los demás el respeto a las letras y el cuidado del lenguaje.

El poeta fundó a los 17 años su primera revista, muchos saben  el origen de  Vuelta respecto al famoso golpe orquestado por el presidente Echeverría a Excélsior en 1976 que terminaría con la destitución de Julio Scherer y la clausura de Plural como manifestación solidaria al exdirector del periódico por parte de Octavio y todo el consejo de redacción, pero pocos saben del camino previo a esos días.

El andar comenzó con el nacimiento de Barandal (1931) y Cuadernos del Valle de México (1933) , aún de corte adolescente y posteriormente su incorporación a revistas como  Taller (1938) donde ya desfilaban por sus páginas poemas de escritores monumentales como Alfonso Reyes o Luis Cardoza y Aragón, y El hijo pródigo ( 1943).

Todos estos trabajos previos formaron el carácter editorial de Paz, y para cuando Scherer lo invita a fundar el suplemento cultural en el diario Excélsior en 1971, el poeta ya tenía una idea muy clara de lo que deseaba proyectar: una revista de corte democrático, donde existiera la libertad y la pluralidad de ideas frente al monopolio y la monotonía de otras publicaciones.

Su consejo editorial estuvo formado Tomás Segovia, Gabriel Zaid, Alejandro Rossi, José de la Colina, Salvador Elizondo, Juan García Ponce, Kazuya Sakai y Michéle Albin. Y por sus páginas se asomaron los mayores intelectuales, escritores y poetas del siglo XX a nivel mundial.

Tuvo colaboraciones de Claude Lévi- Strauss, Italo Calvino, Umberto Eco, Roland Barthes, Günter Grass, Henri Michaux, Elizabeth Bishop, Pere Gimferrer, Jaime Gil de Biedma, Alejandra Pizarnik, Cortázar, Borges, José Emilio Pacheco, Carlos Fuentes, Carlos Montemayor entre muchos más.

La publicación también contó con críticos, por ejemplo, la revista Siempre contaba entre sus filas al joven Carlos Monsiváis quien en 1972 iniciaría una disputa contra Paz que posteriormente se trasladaría a las páginas de Proceso y Nexos, y que hoy ya queda para el anecdotario, sin embargo, la literatura habría de trascender -como siempre debe hacerlo- las diferencias políticas.

De esta forma llegamos a 1976 y el primer número de Vuelta, surgida del ataque a Excélsior ya mencionado. Esta vez, Paz alcanzaría al fin, lo que durante 45 años de labor editorial había buscado: independencia.

Enrique Krauze sería el subdirector de Vuelta, y con toda la experiencia y trayectoria de Paz, llevarían esta nueva aventura editorial a niveles insospechados, una revista que no sería una nueva fundación, sino un regreso, una recopilación del amor por la poesía y la crítica.

Sería la continuación de Plural pero también la culminación de un sueño llamado Barandal. A sus filas se sumarían los nombres de Guillermo Sheridan, Adolfo Castañón, Fabienne Bradu, Christopher Domínguez Michael entre otros.

Quizá el punto donde más brilló el proyecto fue con el Encuentro Vuelta La experiencia de la libertad , que se llevaría a cabo del 27 de agosto al 2 de septiembre de 1990 un momento histórico para la vida intelectual y cultural no sólo de México, sino de toda América Latina.

Durante una semana los mayores intelectuales del mundo se reunieron con Octavio Paz y Enrique Krauze  para dialogar respecto al presente y futuro de la política mundial, encuentro que además fue transmitido por televisión, y en el cual participaron Cornelio Castoriadis, Peter Sloterdijk, Vargas Llosa, Sánchez Vázquez, Kolakowski, Semprún entre otros.

Los  temas centrales fueron: la caída del socialismo, el presente de la democracia y el futuro porvenir, en un evento que aún hoy en día no ha tenido comparación.

Vuelta vería el final de sus días junto con la última exhalación de Octavio Paz en 1998, dejaría su lugar a Letras Libres, pero marcaría los cánones editoriales de lo que es una revista de crítica y literatura para las generaciones siguientes.

Pocos esfuerzos tan loables se dieron en aquellos días, hoy, las buenas revistas se han multiplicado por todo el continente y algo de Vuelta llevan en ellas, pues es impensable dar forma a un nuevo nacimiento editorial sin hacer de las palabras nuestro propio hogar.

Quizá te interese conocer un poco más Acerca del Aniversario luctuoso de Juan José Arreola.

Vista nuestro perfil en Instagram.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here