Así hacíamos la tarea antes del Internet: trucos que sólo los de la vieja escuela entenderán

hacer la tarea

Todos en algún momento tuvimos un maestro que nos dejaba “cerros” de tarea. Lo odiábamos, pero no porque no quisiéramos aprender, sino porque antes hacer la tarea era un verdadero sufrimiento. Centennials no tiene derecho a quejarse de nada.

Parte del gran problema que teníamos era las pocas herramientas con las que contábamos para hacer la tarea. Hoy los niños lo tienen todo… o mejor dicho, la computadora y el Internet les resolvieron la vida.

Hacer la tarea al estilo de la vieja escuela

Monografía

Las monografías eran la Wikipedia de antes. En ellas encontrabas de todo, o casi todo, por lo menos lo que necesitabas para hacer la tarea estaba ahí. Era una bendición ir a la papelería para comprar tu monografía. Sacabas lo que necesitabas de texto que venía detrás y al final hasta te servía para ilustrar.

Las monografías fueron garantía de tus dieces en historia.

Gioser

Si no sabias cómo se llaman los moldes con los que podías hacer letras o dibujar algunas figuras muy básicas te los presentamos: Gioser. Con esta fabulosa herramienta, los niños de antes del Internet podíamos hacer nuestras laminas para las exposiciones, o enchular las portadas de nuestros cuadernos cada bimestre.

Cartulina

Era un clásico que tu mamá te preguntaba desde temprano, cuando la papelería todavía estaba abierta, que si no necesitabas nada. Tú muy seguro de ti mismo respondías que no. Algo mágico pasaba que antes de dormirte y despertabas espantado: ¡La cartulina!

Hacer la tarea

Era la “vieja confiable” para hacer enojar a tu mamá. No te quedaba de otra, ya te ibas sin la tarea hecha.

La máquina de escribir

Hoy en día Word se ha vuelto una herramienta invaluable para todos los estudiantes. Ya nadie puede imaginar lo que era hacer la tarea con un armatoste mecánico al que tenías que insertarle una hoja y escribir en total perfección. Los errores eran para los débiles, o aprendías a escribir o aprendías.

Plastilina, papel lustre, crepe, cascarón y papel china…

Antes había una desconocida obsesión en los maestros por ponernos a hacer maquetas y manualidades de todo tipo. Por ello había que estar bien equipado con un kit que debía incluir desde pegamento hasta todo tipo de papel.

Al final te dormías tardísimo haciendo una maqueta de los climas de México que casi siempre terminaba en la basura.

También te recomendamos: ¿Tus horóscopo de 1983 se hizo realidad? Esto “predecían” los astros de antes

Visita nuestro perfil en Instagram.