No eres mexicano si no creciste jugando con estos juegos de mesa

Los juegos de mesa pueden ser una opción perfecta para pasar momentos de diversión en familia, con amigos o hasta en una borrachera. Hoy jugamos Uno, Jenga, Maratón o Monopoly pero estos son los juegos de mesa viejitos con los que nos divertíamos antes.

Los juegos de mesa viejitos más comunes

Memorama

Todavía hay de estos pero antes eran de ilustraciones tradicionales mexicanas. Se volvía aburrido después de un rato y perdía sentido cuando adivinabas gracias al desgaste de las tarjetas.

Serpientes y escaleras

aunque es un juego muy simple aseguraba muchas horas de diversión entre familia, lo peor era caer en la casilla del 83 donde estaba un hombre dormido que se convertía en un vagabundo en la casilla 8.

juegos de mesa viejitos

Oca

Este también era muy entretenido pero si no te tocó no te preocupes, era como el maratón, pero sin preguntas.

juegos de mesa viejitos

Dominó

Podías jugar este en modo básico (y perder todo el tiempo) o jugarlo como todo un experto contando los puntos totales y los puntos finales para derrotar a todos los participantes.

Damas Chinas

El juego es visualmente bonito es muy simple, pero con el paso del tiempo se puede volver monótono y algo aburrido.

juegos de mesa viejitos

Damas inglésas

Se juega en un tablero parecido al ajedréz, el objetivo es “coronar” la mayoría de tus fichas llevandolas al otro lado sin que tu oponente “se las coma”.

No eres mexicano si no creciste jugando con estos juegos de mesa

Lotería

Lo divertido de este juego no es quién gana, aunque hay quien ofrece un premio al vencedor, lo que realmente da sabor a este juego es la persona que “canta” las imágenes de las cartas.

Conquián

Se juega con una baraja española y objetivo es hacer que tus ocho cartas se conviertan en nueve, puedes hacer tres tercias, una sexta y una tercia o una “corrida” (las nueve cartas al hilo. No es un juego muy complejo pero garantiza horas y horas de diversión.

juegos de mesa viejitos

Tal vez quieras leer: El primero pesaba 2 kilos: así evolucionaron los celulares antes de los smartphones

Visita nuestro perfil en Instagram.