Vacas: la clave del éxito de Kodak en el siglo pasado

kodak y las vacas

Tener un smartphone o cámara digital facilitan considerablemente nuestra vida. Hasta hace no muchos años, tomar una fotografía y ver el resultado final implicaba varios pasos. Comprar un rollo del número de fotos que deseabas, mantenerlo alejado de la luz para evitar que se velara y rogar con todas tus fuerzas que la foto no saliera movida. En ese entonces, una de las marcas más populares era Kodak. Lo que seguro jamás pensaste es que debía una gran parte de su éxito y su lugar en el mercado se debía a la relación entre Kodak y las vacas.

¿Vacas? O sea, ¿”vacas” de vacaciones para sus empleados?

No, vacas de esas que hacen “mu”. 

¿Qué relación tienen Kodak y las vacas?

Aunque Kodak desarrolló cámaras y equipo fotográfico, su principal producto fue la película, la cual tenía una calidad inigualable, razón por la que hasta la fecha, las grandes películas la utilizan para filmar (si te quedas hasta el final de los créditos de Once Upon A Time in Hollywood de Tarantino, podrás comprobarlo). Para hacerla, la gelatina es esencial, y adivina de donde proviene la gelatina…

De las plantas, naturalmente

Lamentamos romper tu corazón, pero salvo veganas excepciones, la gelatina se obtiene al hervir los huesos y cartílagos de animales. Para tener la gelatina de la película Kodak, era necesario utilizar los restos de muchísimas vacas.

Tal vez quieras leer: No sólo perros y monos: todos los animales que han sido enviados a viajes espaciales

¿De dónde sacaban vacas para eso?

Al principio compraban vacas y sus restos a ganaderos, pero al aumentarse la demanda de película a nivel mundial, los ganaderos ya no podían surtirle a Kodak la cantidad de animales que eran necesarios para abastecer al mundo de rollos fotográficos. Como resultado, Kodak comenzó a criar a su propio ganado.

Fuente: Dinero en Imagen
Kodak y las vacas

¿No era más rollo?

Jaja esa era la idea, que fuera más rollo ¿entiendes? Porque rollo de problema, rollo de película… ¿no es gracioso? Bueno. Tener su propio ganado en realidad facilitaba las cosas, pues podían incluso controlar su alimentación para mejorar la calidad de la película y vender las partes que no necesitaban de la vaca.

¿En serio era redituable?

Así es. La idea funcionó tan bien que la aplicaron al área mineral, ya que el nitrato de plata es indispensable para la producción de película fílmica y fotográfica. Para ahorrar costos, crearon una sección llamada Kodak Silver Operations, encargada de comprar y vender plata y sus derivados.

Kodak y las vacas
Fuente: Business Insider

Ahora lo sabes: los recuerdos de tu infancia fueron plasmados sobre película fotográfica hecha de huesos triturados de vaquitas. Perturbador o no, la relación entre Kodak y las vacas ayudó a la compañía a ser la mejor durante el siglo pasado.

Tal vez quieras leer: La verdadera historia detrás de la famosa foto del beso: nada tiene que ver con amor

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.