La cacería de brujas: el genocidio femenino que impuso el catolicismo

cacería de brujas

¿Qué pasa por tu mente cuanto escuchas la palabra “bruja”? Tal vez pienses en: verrugas, escobas, vestidos negros y sombreros puntiagudos. Es casi imposible desligar esta palabra del personaje folclórico, pero las verdaderas brujas fueron las mujeres que mantenían el conocimiento milenario de las culturas originarias y que fueron, literalmente, exterminadas por el catolicismo a partir del mandato del papa Inocencio VIII, quien en 1484 ordenó a la Santa Inquisición que iniciara con la cacería de brujas.

cacería de brujas
Fuente: The Worst Witch, Reino Unido, 1998, IMDb

“Cacería de brujas” el nombre del genocidio femenino

En el siglo XV sucedieron varios acontecimientos que definieron a la sociedad que conocemos hoy en día. Eran tiempos en los que la esclavitud estaba en su apogeo, en parte debido la colonización de América (un proceso que nadie describiría como pacífico), entonces los deseos de dominación por parte de algunos grupos hegemónicos incluyeron formas de persecución que no buscaban exterminar delincuentes sino prácticas culturales.

La historiadora italiana Silvia Federici explicó, en una entrevista para la Universidad Nacional de la Plata, que la cacería de brujas fue una lucha contra toda una comunidad que tuvo como blanco principal a las mujeres, con ello lograron afectar a enormes grupos campesinos y artesanos que se oponían a las nuevas disposiciones de un capitalismo incipiente.

cacería de brujas
Fuente: Champion des dames Vaudoises, 1451, Wikimedia Commons

Algunos de los cambios fueron las nuevas formas de familia y un rol femenino que sometió al cuerpo de las mujeres a la voluntad del estado. Ellas debían estar dispuestas a gestar y parir humanos como si se tratase de máquinas productoras de fuerza de trabajo.

Te puede interesar: ¿Pedían por favor sus derechos? Así eran las feministas de antes

Los nuevos valores de la época se contraponían con la figura de las mujeres curanderas y parteras que tenían una alta posición jerárquica en las comunidades, eran consideradas mujeres sabias, dignas, libres y eran sumamente respetadas.

Las alianzas femeninas eran vitales para las antiguas sociedades, pero después de la cacería de brujas, las mujeres que se reunían eran mal vistas, especialmente porque cuando capturaban a alguna ella tenía que confesar el nombre de sus cómplices, siempre otras mujeres.

La mujer que sale de la caza de brujas es obediente, silenciosa, subordinada; éste fue al menos el nuevo ideal que se intentó conformar.

Silvia Federici

Cacería de brujas en América Latina

El fenómeno de la cacería de brujas inició en Europa, pero Latinoamérica no quedó exento, las culturas y religiones del nuevo mundo eran considerados diabólicos y las mujeres eran acusadas de brujería, especialmente cuando se oponían a los modelos sociales misóginos de los españoles.

cacería de brujas
Fuente: Banchetto sabba compendium maleficarum, 1608, Wikimedia Commons

Han pasado más de 500 años desde la disposición del papa Inocencio VIII y las mujeres del mundo siguen luchando contra un sistema que decidió restarles valor para ganar legitimidad, poco a poco se recuperan la voz, la unión, el conocimiento y el valor por lo femenino.

Por Rocío Tenorio

Tal vez quieras leer: Lo que las mujeres quieren, según el discurso feminista de Isabel Allende

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.