Derecho a la Blasfemia: ¿qué es y por qué tiene un día a nivel internacional?

El 7 de enero de 2015, un tiroteo en las oficinas del semanario francés Charlie Hebdo acabó con la vida de 12 personas y dejó a 11 más heridas. ¿La razón? Musulmanes extremistas no estaban contentos con las publicaciones satíricas que la revista hacía de Alá.
Estar en contra de una religión o emitir comentarios irreverentes al respecto no debería costar la vida, salud o dinero de nadie, por ello es tan importante el derecho a la blasfemia.

derecho a la blasfemia
Fuente: CNN

¿Qué es el derecho a la blasfemia?

Es el derecho a expresar libremente la opinión de un individuo sobre una religión, dios, líder y/o figura religiosa sin que por ello deba ser castigado o multado. Aunque en nuestro país nos puede parecer normal que algunas personas hagan comentarios irreverentes sobre la religión católica (que es la predominante en México), en otras culturas es un delito severo penado con altas sumas de dinero, castigos corporales e incluso la muerte. Para visibilizar estas violaciones a los derechos humanos y de expresión, existe el Día Internacional del Derecho a la Blasfemia.

Tal vez quieras leer: Charlie Hebdo: el ataque terrorista que fracturó la libertad de expresión

¿Cómo se celebra?

No se celebra como tal, pero busca incentivar a las personas a expresarse libremente y a los gobiernos a permitirlo un periódico de Dinamarca publicó una serie de dibujos de Mahoma, provocando violentas protestas a nivel mundial que terminaron con musulmanes quemando embajadas danesas y más de cien muertos. 

derecho a la blasfemia
Fuente: issocompensa.com

¿Sólo por dibujos?

En caso de que te preguntes por qué siempre que alguien dibuja a Mahoma todo se sale de control, la respuesta es simple: el Islam prohíbe terminantemente las representaciones gráficas del profeta de Alá.

derecho a la blasfemia
Fuente: South Park

El derecho a la blasfemia no pretende ofender a nadie. Se trata de la búsqueda del derecho a la libertad de expresión en todas sus formas.

Tal vez quieras leer: Bibliotecas que perdimos por culpa de la religión, guerras y negligencias

Síguenos en nuestras redes sociales de DeMemoria: Facebook, Instagram y Twitter