La confianza de esta mujer hizo que fuera posible el automóvil moderno

Hoy no podríamos imaginar un mundo sin autos, pero no siempre fue así, el automóvil no hubiera tenido su éxito actual de no ser por el viaje de Bertha Benz.

El viaje de Bertha Benz
Fuente: Bertha Benz 1870

Si bien Bertha fue la esposa de Karl Benz, el creador del automóvil, su matrimonio no fue una coincidencia en su plan de vida, desde muy joven se maravilló con la locomotora y creció admirando el trabajo arduo que su papá, un carpintero que logró ascender de clase social gracias a su trabajo, según El Confidencial.

Desde niña Bertha fue curiosa del conocimiento, su insistencia la llevó a ir a una escuela para niñas “de la alta sociedad”, fue pretendida por varios hombres, pero en lugar de acceder al matrimonio decidió centrarse en sí misma e invirtió una parte de su patrimonio en una constructora de hierro.

El viaje de Bertha Benz
Fuente: Bertha Benz, 1867

Mas adelante conoció al entonces estudiante de ingeniería Karl Benz, quien logró enamorarla con su idea de construir un carruaje sin caballos, según la página oficial de Mercedes Benz. Bertha apoyó el trabajo creativo de Karl aún cuando su padre le advirtió sobre el posible fracaso de una inversión como esa.

Tras años de esfuerzo, trabajo y dedicación por parte del matrimonio, lograron construir un auto de tres ruedas que era más parecido a una carreta sin caballos, llegaba a los 40 kilómetros por hora y que absolutamente nadie estaba interesado en comprarlo.

El viaje de Bertha Benz que cambió la historia del automóvil

Decidida a demostrar la genialidad de la invención de Karl, Bertha decidió, tomar el Benz Patent Motor Car y hacer un viaje acompañada de sus dos hijos y sin pedir ningún tipo de autorización de su marido recorrió una distancia de 194 kilómetros.

El viaje de Bertha Benz
Fuente: Benz Patent Motorwagen Número 3 de 1886

El viaje de Bertha Benz fue el primero en la historia y no sólo sirvió para mejorar el funcionamiento del primer prototipo de Benz, también atrajo a la prensa alemana, a interesados que pidieron un viaje de muestra y a más de un comprador. Y bueno, el resto es historia.

Tal vez quieras leer: El primero pesaba 2 kilos: así evolucionaron los celulares antes de los smartphones

Visita nuestro perfil en Instagram.