La historia de Elizabeth Bathory: la mujer que mataba en nombre de la “belleza”

Los asesinos seriales siempre presentan comportamientos que para las personas más “equilibradas” resultan grotescos, inaceptables y hasta asquerosos, entre estos destacan las prácticas de Elizabeth Bathory, ‘La condesa sangrienta’, que ganó el título de la mayor asesina serial de la historia.

Elizabeth Bathory
Fuente: Retrato de una Dama, Wikimedia Commons

Para iniciar esta historia es necesario ubicarnos en 1560, en un lugar que ya se convirtió en un cliché de las historias de vampiros: Transilvania, allí nació ‘La condesa sangrienta’, también conocida como la mayor vampiresa de la historia.

Elizabeth Bathory
Fuente: Fortaleza Húngara, 1688, Wikimedia Commons

Perteneció a una familia noble: los Bathory, quienes le dieron riquezas, buena educación y encima era considerada hermosa, pues respetó de los cánones de belleza de su época, todo lo necesario para triunfar en una sociedad donde el éxito femenino era conseguir un compromiso matrimonial a los 11 años, como explican en History Today.

Pese a su compromiso, Elizabeth Bathory tuvo un hija con un hombre de menor rango, a quien abandonó por ser ilegítima. Según la historia, el padre de ella lo castró e hizo que los perros lo comieran vivo frente a los ojos de la condesa sangrienta.

La historia de Hungría esta plagada de acontecimientos brutales como éste, pero los crímenes de ‘La condesa sangrienta’ son particularmente repulsivos: como beber la sangre de las mujeres jóvenes que asesinaba “para conservar su juventud y belleza”.

Existe una versión en la que se bañaba en la sangre de sus víctimas, pero parece ser un mito que surgió con el tiempo.

Te puede gustar: ¡Viviste engañado! Películas basadas en historias “reales” que nunca existieron

Tenemos un registro de los actos insoportablemente violentos de Elizabeth Bathory (de los que no daremos detalles) gracias a que un pastor luterano acudió a las autoridades con sospechas sobre sus conductas criminales.

Elizabeth Bathory
Fuente: Elizabeth Bathory, 1585, Wikimedia Commons

Tras la investigación, ‘La condesa sangrienta’ resultó culpable de múltiples homicidios, pero su poderosa familia logró mantenerla fuera de cualquier juicio y de la cárcel, por lo que sólo vivió bajo una especie de arresto domiciliario y en aislamiento total hasta su muerte en 1614.

La historia de esta mujer inspiró varios libros, e incluso una banda de Clack Metal decidió nombrarse en su honor… Algo perturbador, ¿No crees?

Tal vez quieras leer: La Huérfana: una historia real mucho más perturbadora que la película

También te recomendamos: 5 asesinos seriales que inspiraron las películas más escalofriantes

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.