Histórico juicio a Collor de Mello

Collor de Mello

Fernando Collor de Mello, se convertiría en uno de los presidentes brasileños más recordados, lastimosamente no por sus buenos resultados, sino por los escándalos de corrupción que lo orillaron a dejar la presidencia un 29 de diciembre de 1992, logrando sólo dos años en el poder.

Nacido un 12 de agosto de 1949 en Río de Janeiro, Brasil, Collor de Mello comenzó su carrera política siendo diputado federal, después se postuló como alcalde de la capital del estado de Alagoas, Maceió, posteriormente logró el cargo de gobernador de dicho estado.

Para el año de 1989, Collor de Mello se presentó a las elecciones presidenciales de Brasil como candidato del Partido de la Reconstrucción Nacional, PRN. Partido caracterizado por ser de derecha, y aunque no era un partido dominante de la arena política brasileña logró hacerse del apoyo de grandes grupos sociales pertenecientes a las clases altas y bajas por igual.

Las promesas que Collor de Mello le dio al pueblo brasileño se basaron en combatir los principales problemas económicos que tenían a Brasil sumergido en una fuerte crisis. El candidato surgió como una promesa de combate a la corrupción, a la inflación y a la burocracia que no entregaba resultados. Un perfil que mezclaba los atributos de un líder carismático con modernidad.

La victoria en las urnas se dio cuando derrotó en el proceso de segunda vuelta al candidato de la izquierda Luiz Inácio Lula Da Silva. A pesar de su triunfo electoral, no pudo consolidarse en el parlamento, por lo cuál su capacidad de acción se vio limitada.

La presidencia de Collor de Mello buscó impulsar una serie de medidas de corte neoliberal que se ajustaban al “Consenso de Washington” una serie de reformas económicas que proponían instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) a los Estados de Latinoamérica.

Las principales acciones que buscó implementar Collor de Mello giraron entorno a fortalecer la economía de mercado, la reducción del gasto público y la privatización del sector estatal. Desafortunadamente estas acciones no sirvieron de mucho para combatir la inflación, la cual creció desmesuradamente de 1989 a 1900.

A esta situación se le sumó la devaluación de la moneda y que la deuda externa era una pesada loza que no ayudaba a sobreponerse al pueblo brasileño, lo que no tardó en hacerse sentir en las calles con manifestaciones tanto a favor como en contra del mandatario.

Lo que terminó de hundir la presidencia de Collor de Mello fue el sistema de corrupción, sobornos y tráfico de influencias entre empresarios y funcionarios públicos. Estos movimientos eran orquestados por su tesorero Paulo César Farías. El escándalo estalló en mayo de 1992 cuando el hermano de Fernando, Pedro Collor de Mello, hizo publica la red de corrupción que encabezaban Farías y su hermano.

El congreso brasileño inició las investigaciones pertinentes para abordar el caso, mismas que concluyeron en la aprobación de un juicio penal en su contra. Para el mes de septiembre Collor de Mello estaba prácticamente ya retirado de la presidencia, acto que se concretó un 29 de diciembre de 1992, cuando entregó al Senado su carta de renuncia.

Así, Fernando Collor de Mello se convirtió en el primer presidente latinoamericano electo democráticamente en ser sometido a un juicio por corrupción.

Lamentablemente, como suele pasar en los gobierno latinoamericanos, un error de proceso no permitió que se concretara la sentencia en contra de Mello.

Te contamos el día El día que se firmo el TLC.

Vista nuestro perfil en Instagram.