Harry y Meghan: no son los primeros que renuncian a sus obligaciones reales… qué tiemblen las monarquías

Harry y Meghan

¿Y eso a nosotros qué? Pues eso puede ser el inicio del fin de las monarquías, o al menos, su declive… Si crees que son ridículas, obsoletas y pasadas de moda, tal vez celebres la decisión de los duques de Sussex, conocidos coloquialmente como Harry y Meghan, de separarse de la casa real oficialmente.

El chisme

El 8 de enero de 2020 la cuenta oficial de Instagram de los Duques de Sussex soltó una bomba informativa que cimbró entre los monárquicos: anunciaron su renuncia a las obligaciones reales de la Casa de Windsor para dedicarse a su propia carrera como altruistas y financieros.

Esto llega luego de meses de especulaciones sobre rupturas entre Harry -el pequeño hijo del Príncipe de Gales y la princesa Diana- y su hermano William, así como entre Meghan Markle y su concuña Kate. Harry es el segundo miembro más popular de la Casa Real después de la Reina Isabel II.

Harry y Meghan
Foto: Royal Communcations / Royal Family

“Esperamos compartir todos los detalles de este emocionante siguiente paso a su debido tiempo, mientras continuamos colaborando con su majestad la reina, el príncipe de Gales, el duque de Cambridge y todas las partes relevantes. Hasta entonces, por favor, acepten nuestro más profundo agradecimiento por su continuo apoyo”, concluyen en el comunicado.

¿Pero, cómo comenzó todo?

En octubre de 2019 el duque de Sussex presentó el documental “Harry and Meghan: An African Journey” en la cadena ITV el reportero Tom Bradby le preguntó sobre su relación con su hermano William. Harry respondió: “Parte de su trabajo y la presión que implica su rol dentro de la casas real hace que esas cosas sean inevitables; pero somos hermanos y siempre lo seremos”.

Esto confirmó lo inevitable: sí hay fricciones entre los hermanos más unidos de la realeza y no hay empatía entre las esposas, como las numerosas fotos de ambas lo han dejado ver. Sin embargo, la reina Isabel II ha mostrado mucho cariño hacia Meghan y el hecho de que no se haya pronunciado sobre este tema parecía que no se trataba de un tema de gravedad… hasta el momento en el que salió este post en las cuentas de la página Sussex Royal, de la pareja:

Harry y Meghan
Foto: Instagram The Duke of Sussex

Estamos hartooooos de…

Para colmo de males, los duques de Sussex demandaron al diario The Daily Mail por haber publicado conversaciones privadas entre la duquesa y sus amigas, en las que se quejaba de la presión de la familia real, el fanatismo de los británicos y el acoso de la prensa rosa. Meghan Markle los acusó formalmente en enero de 2020 por hackeo telefónico ilegal.

Eso es uno de los motivos por los que ella se siente más cómoda en Canadá, país en el que vivió muchos años y que pertenece al Commonwealth británico y por lo tanto, aliado de la familia real.

Tal vez te interese leer: Noche de reinas: cuando Freddie Mercury llevó de antro a Lady Di

Harry y Meghan
Fuente: Pinterest. Harry cuando estaba en las andadas de juventud.

Recordemos que la pareja se conoció por amigos comunes en 2017 y se desposaron en mayo de 2018 en una ceremonia televisada en el Castillo de Windsor.

Se va pero no se va

El comunicado señaló que seguirán promoviendo su labor desde otro lugar a través del altruismo y un “rol más progresivo”, sin especificar a qué se refiere esto. Renunciar a ser VIP también implica renunciar a su “sueldo” real. Ahora, tendrán que vivir de la fortuna personal de Harry y de las posibles inversiones que realicen.

La familia real cuenta con un fondo llamado “Sovereigns Grant” del que los Sussex Royal perciben 5 por ciento de 86 millones de libras. Además, Harry recibe 21.8 millones de libras por parte del Ducado de Cornwell por sus obligaciones reales. ¿Quién es el duque de Corwnall? ¡Su papá, el príncipe Charles! Baia, baia… ya no quiere ser un hijo de papi.

Una parte importante de su anuncio fue mencionar que desean criar a su hijo dentro de la tradición monárquica, pero con el espacio que necesita para la nueva vida que buscan a partir de ahora.

Ser miembro “senior” conlleva obligaciones asociadas con la milicia y el altruismo, viajes oficiales a otros países y eventos políticos, deportivos y sociales, así como las tareas que le heredó en vida el Duque de Edimburgo, quien se retiró de la vida pública en 2015.

Andrew, el hijo incómodo

Esta no es la primera vez que un miembro de la familia Windsor renuncia a ser un “senior” . Apenas en noviembre pasado, Andrew, el Duque de York e hijo consentido de la reina Isabel II, renunció a la vida pública y a sus obligaciones reales tras el escándalo de asociación con el magnate Jeffrey Epstein, quien fue acusado de pederastia y pedofilia, cargos por los que fue encarcelado y se suicidó en prisión. No renunció a su cargo ni a su sueldo.

Harry y Meghan
El duque de York. Foto: Dukeofyork.org

En una incómoda entrevista (de la que seguramente la reina no tenía conocimiento), Andrew aceptó que era amigo del fallecido pederasta, lo cual devino en esta decisión que hizo cimbrar a los Windsor. Eso sí, Andrew sigue cobrando aunque no vaya a hacer nada… Plop.

Diana ex de Gales

Antes de él, la propia princesa Diana renunció (la renunciaron) a su condición senior al divorciarse de Charles, Príncipe de Gales, en 1996.

Si bien conservó el título de Princesa de Gales tan solo ser madre del futuro rey de la Gran Bretaña, perdió el tratamiento de “Su Alteza Real”; eso la obligaba a reverenciar a otros miembros de la familia real que antes tenían que reverenciarse frente a ella.

Harry y Meghan
Fuente: Parade

Diana ganó una suerte de “pensión real”, pero perdió todo privilegio oficial como seguridad personal y, desde luego, obligaciones oficiales. Su funeral fue de estado obviamente por ser madre del segundo príncipe heredero y tercero en la línea de sucesión a la Corona, y claro, porque la popularidad de la reina estaba por los suelos y necesitaba honrarla como se merecía.

El abdicador

Por supuesto, el caso más famoso de renuncia de obligaciones de los Windsor y del título mismo, fue el de el rey Edward VIII, quien abdicó antes de ser coronado rey, para casarse con su novia divorciada y estadounidense plebeya (¿suena familiar?) Wallis Simpson, en lo que ha sido una de las historias de amor más sonadas del Siglo XX.

Harry y Meghan
Foto: Britannica

Con ello, Edward renunció al trono y por lo tanto a su carácter senior, que lo eximió de toda responsabilidad oficial e invitaciones privadas o públicas. Conservó su título de Su Alteza Real por ser un príncipe de nacimiento real, y como premio de consolacion su hermano Jorge VI (el papá de la actual reina) le otorgó el título de Duque de Windsor, que prácticamente inventaron para él y que a su muerte se quedó vacante y descontinuado.

¿Qué implicaciones tiene esto para nosotros los plebeyos latinos?

Ninguna, claro, pero sí tiene una implicación histórica y política en el mundo: Las monarquías están devaluadas y la sociedad moderna las considera obsoletas, pasadas de moda y anti democráticas que fomentan el clasismo y el racismo. Esta última atenuante es en la que más se apoyan los medios extranjeros para señalar la decisión de los duques de Sussex: Meghan siempre fue tratada como una ciudadana de segunda por ser extranjera, plebeya, pero sobre todo, “mestiza”, adjetivo que utilizaban los medios británicos para referirse a ella.

Fue tal el malestar de Harry, que cuando se supo de su noviazgo, el joven príncipe citó a los medios locales la lectura de un comunicado presencial para defender a su novia y exigir que dejaran de calificarla con términos racistas y despectivos.

Desde que se hizo el anuncio, la prensa británica y el público encuestado han mostrado su desaprobación a la decisión de Harry y Meghan, mientras que en el resto del mundo, muchas personas celebran este acto de independencia.

Dicho lo anterior, a los monárquicos y a las casas reales no les conviene que se disuelvan, que tengan problemas o sus miembros más prolíficos y populares renuncian, porque: si ellos no quieren estar ahí, ¿por qué habría de importarles (o mantenerlos) el resto de la gente?

Harry y Meghan
Tim Graham via Getty Images

Aparte, la entrada en vigor del Brexit está a la vuelta de la esquina y el partido en el poder liderado por el primer ministro Boris Johnson es anti monárquicos. Ni siquiera los poderosos y famosísimos Windsor se escapan de la realidad actual. Nos preguntamos qué pasará en uno de los países más poderosos e influyentes del mundo en materia sociopolítica y económica,

¿Qué es un miembro senior y cómo se define en el Royal Household?

Depende de cada casa real, no hay un estatuto claro que lo defina; pero en la casa de Windsor, tienen este honor los consejeros de estado pertenecientes a la familia real y sus consortes, designados por la monarca.

Actualmente, solo cuentan con esta condición privilegiada el duque de Edimburgo, el Príncipe de Gales, la duquesa de Cornwell (sí, la odiada Camilla Parker-Bowles), el duque y la duquesa de Cambridge (William y Kate, pues), los duques de Sussex (dícese de los susodichos Harry y Meghan), el duque de York, Andrew (está divorciado, así que no hay duquesa de York) y el conde de Wessex, hijo menor de la reina Isabel y su esposa, la condesa de Wessex.

Harry y Meghan
PRESS ASSOCIATION / Danny Lawson. Cortesía Royal Communications

Por cierto, la reina Isabel II contestó públicamente decisión de su nieto a través de un comunicado: “La discusión con los duques de Sussex está en una etapa temprana que tomará su tiempo”.

Uy, se viene otra guerra mundial para la monarquía, y no es broma.

Por Gabriella Morales-Casas

Tal vez quieras leer: Isabel II, la reina que usaba pieles

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.