La Iglesia católica y el abuso sexual a menores: una terrible historia que persiste

En las últimas tres décadas, la Iglesia católica se ha visto involucrada en una serie de escándalos de índole sexual de los que no ha salido bien parada, sino todo lo contrario, su prestigio y “santidad” han sido puestos en entredicho cada vez que un nuevo caso de abuso sexual a menores es destapado.

Nos gustaría decir que son pocos los casos que se han registrado, pero la lista es interminable:

Pensilvania, un caso de auténticos depredadores sexuales

La cantidad de sacerdotes que fueron acusados en Pensilvania es una cifra escandalosa, más de 300. El número de víctimas es un horror (por no decir brutalidad) más de 1,000 niños fueron abusados. Este caso estalló en la Iglesia católica de Estados Unidos a mediados agosto de 2018.

Fue el fiscal general del Estado, Josh Shapiro, quien destapó la auténtica cloaca de encubrimientos que de manera sistemática sostuvieron tanto las autoridades eclesiásticas en Pensilvania como en el Vaticano. No hay forma de evitar la acusación de encubrimiento, sin embargo, por la antigüedad de los casos no todos pueden ser enjuiciados y la cifra exacta no puede conocerse, sólo estimarse en miles.

Boston, un caso destapado por la prensa

A comienzos de la década de los 2000 un caso sacudió a la sociedad estadounidense, el del sacerdote pederasta John. J. Geoghan, sobre quien pesó la acusación de más de 130 menores abusados, de los cuales 41 fueron cerrados con una indemnización.

El caso de Geoghan se sumó a una larga lista que el diario The Boston Globe dio a conocer tras una investigación que terminó en la condena de cinco sacerdotes. La investigación reveló que existía en Boston una red de 90 abusadores cuyos casos fueron encubiertos sistemáticamente por el cardenal Bernard Law. No se conocen los números precisos de víctimas, pero se sabe que hacienden a miles.

Australia, el caso de George Pell

En Australia salió a la luz el caso de George Pell, un hombre cercano al papa que en su momento fue considerado como el tercer hombre más poderoso del vaticano, en 2014 fungió como tesorero de la Santa Sede. Al día de hoy es considerado como el hombre con mayor jerarquía dentro de la Iglesia católica en ser condenado.

 

Sobre el cardenal pesa la acusación de abuso a dos monaguillos en la década de los 90. Pell se ha mantenido firme en su presunción de inocencia y ha apelado a los valores católicos de los que presumía, pero de poco le han servido ante las acusaciones de abuso y encubrimiento. Sus aspiraciones eran ser un día papa, hoy su cara es la de un pederasta.

Alemania, el abuso sexual en las instituciones religiosas

En Alemania se cuentan por cientos los casos de abuso sexual infantil por parte de la Iglesia católica. A partir del 2010 han sido dados a conocer una multitud de casos de abusos sexuales cometidos en contra de menores al interior de colegios religiosos.

A la par de estos abusos se sabe que por lo menos 547 niños fueron abusados dentro del coro católico de Ratisbona, aunque se sospecha que la cifra pudiera llegar a los 700 casos. De estos casos se estima que mas de 60 niños fueron agredidos sexualmente. Una cifra que más que tristeza da asco, es que alrededor de 1 670 miembros de la Iglesia abusaron de más de 3 600 menores en un periodo de 68 años.

México, los Legionarios de Cristo

Tristemente no podemos dejar a México fuera de esta lista. El inventario de abusos que han cometido “hombres de Dios” en México es encabezado por Marcial Maciel y sus Legionarios de Cristo.

El escandalo de Maciel estalló en 1997 a través de una carta enviada al papa Juan Pablo II por ocho ex miembros de la Legión, en donde acusaban a Marcial de haber abusado sexualmente de ellos, si embargo, hubo acusaciones de abuso sexual que datan del año de 1940. Marcial no conoció la justicia, murió en 2008 y aunque en 2010 se reconoció los abusos de Maciel, nada repara el daño hecho a las víctimas.

Son tantos los casos que han involucrado a la Iglesia catolica con el abuso sexual a menores que no es una exageración pensar que se ha convertido en la institución religiosa que más abusos ha cometido en contra de infantes a lo largo del mundo, una vergüenza que sigue sin atender ni las autoridades laicas ni el Vaticano.

Te recomendamos:

Mutilación genital femenina: la prueba de que seguimos viviendo en la época de las cavernas

Visita nuestro perfil en Instagram.