La verdadera apariencia de Cleopatra: un mito que ha trascendido durante siglos

Su belleza se convirtió en un mito que trascendió durante siglos, su imagen sigue inspirando la estética de películas, estilos de maquillaje y disfraces de día de muertos,  ¿pero sabemos realmente cuál era la apariencia de Cleopatra?

apariencia de Cleopatra
Fuente: Cleopatra and Caesar, Jean-Leon-Gerome, 1866, Wikimedia Commons

Las diferencias históricas en la apariencia de Cleopatra

De entre los vestigios existentes podemos encontrar pocas representaciones de la mujer que logró seducir a dos de los políticos más importantes de su época, pero no se parece a ninguna de las representaciones populares que conocemos.

Este es el rostro de Cleopatra tallado entre los años 40 y 30 a.C:

apariencia de Cleopatra
Fuente: Cleopatra, año 40 a 30 a.C, Wikimedia Commons

Y esta fue la caracterización que Elizabeth Taylor hizo de ella:

La apariencia de Cleopatra en esta película de 1963 no corresponde con la que real, pero eso no significa que en su época no fuera una mujer hermosa porque los cánones de belleza están en constante cambio.

La apariencia de Cleopatra se adaptó a la estética de cada época. Esta estatua de basalto del siglo I a.C (cercana a su periodo de reinado) vemos a una mujer de ojos grandes y labios delgados, delgada y con brazos y piernas fuertes.

apariencia de Cleopatra
Cleopatra, siglo I a.C.

Mientras que en ésta pintura de 1968, Cleopatra fue representada con un rostro de características muy diferentes. Aquí la vemos pálida, con una ondulada cabellera rubia y el cuerpo robustecido.

apariencia de Cleopatra
Fuente: Muerte de Cleopatra, Guido Cagnacci, Wikimedia Commons

La verdadera Belleza de Cleopatra

Lo que sí podemos asegurar es que independientemente de su belleza física, Cleopatra era una mujer que tenía una personalidad seductora, según la declaración del historiador Dión Casio, rescatada por la ABC.

Resulta un poco ingenuo suponer que el éxito de Cleopatra con Julio Cesar y Marco Antonio se debiera únicamente a su apariencia física, ya que por su poder y por su contexto histórico, ellos podían “disponer” de cualquier mujer que quisieran.

Ella era diferente y su poder de seducción radicó en su personalidad, como lo describió el historiador Plutarco, según la BBC.

“tenía un encanto irresistible, y su presencia, junto con la capacidad de persuasión de su discurso, tenía efectos estimulantes sobre los hombres”.

Finalmente, quizá nunca haya un consenso respecto de la verdadera apariencia de Cleopatra, ya que los pocos retratos que conocemos de ella pueden ser poco fieles a su verdadera imagen, debido al contexto de la época.

Tal vez quieras leer: Hitler y la curiosa historia detrás de su obsesión por el pulque

También te recomendamos: Mulan: la película que transgredió el rol femenino y te enseñó a ser la heroína de la historia

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookInstagram y Twitter.